La agenda dialoguista del PT

Brasil

A diferencia de la oposición, que sigue fomentando el odio, la agenda del Partido de los Trabajadores se propone retomar el crecimiento económico por medio del diálogo con todas las fuerzas sociales, económicas y políticas del país. La presidenta Dilma Roussef abrió un nuevo ciclo de intercambios sociales en los estados y en las cámaras de diputados y senadores del Congreso.

Lula durante un acto en defensa de la Democracia y Petrobras - Foto: Ricardo Stuckert/Instituto Lula

José Guimaraes- Brasil247 (Brasil)

La agenda defendida por el gobierno de la presidenta Dilma Rousseff tiene como premisa retomar el crecimiento económico por medio del diálogo con todas las fuerzas sociales, económicas y políticas del país. Para eso, algunas medidas son fundamentales, y está siendo ampliamente debatidas con el Poder Ejecutivo, empresarios, senadores y diputados.

La presidenta abrió un nuevo ciclo de diálogos sociales, tanto en estados (Bahía, Pernambuco y Ceará), como con diputados y senadores del Congreso Nacional. También ha hablado con gobernadores, alcaldes y movimientos sociales. Todas han sido discusiones para afinar las medidas para un nuevo período de crecimiento.

Bajo esa perspectiva, la presidenta creó el Programa de Protección al Empleo, que permite a los empleadores reducir hasta en 30% la jornada de trabajo y los salarios de los funcionarios como forma de evitar despidos. En contrapartida, el gobierno compensa la mitad de la pérdida salarial del trabajador.

 ” La presidenta abrió un nuevo ciclo de diálogos sociales, tanto en estados (Bahía, Pernambuco y Ceará), como con diputados y senadores del Congreso Nacional. También ha hablado con gobernadores, alcaldes y movimientos sociales. Todas han sido discusiones para afinar las medidas para un nuevo período de crecimiento “

El gobierno trabaja para acelerar la votación de la reforma del tributo ICMS, y ya se editó el decreto-ley que instituye fondos de compensación para auxiliar en la convergencia de las alícuotas del impuesto en 4% para todos los estados.

También está en la agenda la reforma de los mecanismos de cobranza del PIS/Confins. El Plan Nacional de Exportaciones –lanzado en junio por la presidenta- prevé reformular esos tributos hasta el comienzo de 2016 para garantizar una contabilidad más sencilla de los créditos y un resarcimiento más rápido.

Otro punto común de esta agenda es la repatriación del dinero de brasileños depositado en el exterior y no declarado a la Receita Federal. También tenemos que votar un nuevo marco regulatorio para el sector de minería. Brasil es una potencia minera y las compañías del sector necesitan de seguridad jurídica para explotar esa riqueza.

Pero lo más importante ahora es mostrar que la palabra de orden es diálogo, diálogo y diálogo. Es el momento de trabajar por el crecimiento del país.

 

Leer el artículo de Brasil 247 aquí