«Kenia vuelve a casa», liberaron a una joven abusada que estuvo 9 años presa por abortar

La Justicia de El Salvador otorgó la libertad condicional a Kenia, una joven que había sido abusada en su adolescencia y que estaba presa hace 9 años por un aborto espontáneo. La mujer había sido condenada a 30 años de cárcel bajo la carátula de «homicidio agravado» en uno de los países de la región y del mundo más restrictivos respecto a las interrupciones de embarazos. Actualmente, son 13 en total las mujeres salvadoreñas que están en la cárcel por haber sufrido emergencias de salud durante sus embarazos. 

Kenia tenía 17 años y estaba en su primer año de secundaria cuando quedó embarazada producto de una agresión sexual.  A los 18 años  la adolescente sufrió una emergencia obstétrica sola en un granero al lado de la casa en la que vivía con su padre, quien al encontrarla desangrada llamó al número de emergencia para pedir ayuda. En lugar de ayudar a Kenia durante su emergencia médica, la policía salvadoreña la arrestó. 

Celebramos que Kenia sea liberada después de estar 9 años en la cárcel. Seguiremos luchando sin descanso y de forma colectiva para liberar a las mujeres que aún están injustamente detenidas.”, dijo la activista salvadoreña por los derechos de las mujeres, Morena Herrera, directora de la organización sin fines de lucro Agrupación Ciudadana Por la Despenalización Del Aborto. 

De acuerdo con la organización no gubernamental, «Kenia es la cuarta mujer liberada de 17 salvadoreñas encarceladas injustamente por sufrir emergencias de salud durante sus embarazos».

El 23 de diciembre fueron liberadas Karen, Kathy y Evelyn, que cumplían penas de prisión acusadas de homicidio agravado tras sufrir distintas emergencias obstétricas que derivaron en abortos espontáneos.

La prohibición total del aborto en El Salvador

En El Salvador, las mujeres que sufren complicaciones del embarazo que dan lugar a abortos espontáneos  son habitualmente sospechosas de haberse practicado un aborto, prohibido en todas las circunstancias, y son procesadas bajo el cargo de homicidio agravado, cuya pena de cárcel es de 30 años.

La prohibición «total» del aborto en El Salvador sigue «cobrando vidas», aseguró recientemente María Antonieta Alcalde, directora para Centroamérica y México de Ipas, una organización que lucha por el acceso al aborto.

«La prohibición total del aborto en El Salvador hoy sigue cobrando vidas o sigue poniendo injustamente a las mujeres en la cárcel», subrayó Alcalde en un mensaje brindado por videoconferencia.

El caso de Manuela es paradigmático para graficar este situación. Ella fue sentenciada a 30 años de prisión por una emergencia obstétrica que sufrió el 2008 pero fue acusada de realizarse un aborto y la condenaron a 30 años de prisión en un juicio exprés y sin garantías. En diciembre, La Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó a El Salvador por el trato cruel se le dio a la mujer.