Keiko Fujimori seguirá presa: la Corte pospuso la definición de su causa

Una discordia que se generó entre los cinco jueces de la Corte Suprema que debían tratar el recurso de apelación interpuesto por Keiko Fujimori derivó en un impass sobre la libertad de la líder del fujimorismo. Keiko, hija del expresidente Alberto Fujimori, cumple prisión preventiva desde octubre del año pasado, en el marco de la investigación por presunto financiamiento ilegal durante la campaña electoral de 2011.

Los jueces de la Corte se negaron a emitir una resolución sobre el pedido de Fujimori porque de los cinco magistrados, dos votaron a favor de declarar infundado el recurso de casación, mientras que los otros tres aceptaron en parte el pedido y plantearon reducir de 36 a 18 meses prisión preventiva para Keiko Fujimori y el resto de los acusados.

La norma señala que se requieren de seis votos para tomar una decisión, por lo que convocarán a un sexto juez que dirima la situación. «Se ha producido una discordia, vamos a ser convocados para exponer ante un nuevo juez», relató a la prensa la abogada de Keiko, Giulliana Loza.»No vamos a descansar hasta que se haga justicia», enfatizó.

La dos veces candidata presidencial seguirá presa en la cárcel de mujeres de Chorrillos, al sur Lima al menos cuatro meses más, mientras se resuelve el dilema legal. La líder opositora, de 44 años y cuyo partido controla el Congreso peruano, esperaba ser liberada tras presentar un recurso de casación ante la Corte Suprema para anular la orden de detención preventiva contra ella y tres colaboradores.

Esta demora complica el futuro político de Keiko mientras Perú debate una propuesta del presidente Martín Vizcarra de adelantar un año las elecciones para abril de 2020 con vistas a superar «una crisis institucional» que causa recurrentes choques con el Congreso bajo control fujimorista.

Ser liberada le permitiría a Keiko retomar el control de su partido, el más votado de Perú en los últimos comicios en 2016, y perfilarse como candidata presidencial por tercera vez.

De seguir presa, aunque se reduzca el periodo a la mitad, quedaría fuera de la contienda electoral si los comicios son adelantados para abril de 2020. En este caso recuperaría la libertad un mes después de las elecciones.

Keiko fue enviada por un juez a prisión preventiva por 36 meses el pasado 31 de octubre por haber recibido 1,2 millones de dólares aportados en forma ilegal por la cuestionada constructora brasileña Odebrecht para su campaña.

Esta semana, el exdirectivo de Odebrecht en Perú Jorge Barata ratificó ante los fiscales peruanos que la empresa entregó 500.000 dólares para financiar la segunda vuelta de la campaña presidencial de Fujimori en 2011