Justicia boliviana cuestionada

Las críticas por la lentitud y la corrupción en la Justicia boliviana llevan bastante tiempo. Dos hechos coinciden en estos momentos para tratar de revertir la situación. Uno es la perspectiva de crear un Comité de Ética Pública, planteada por el Consejo de Desarrollo Estratégico del Sistema Judicial, y la otra la presión del Ejecutivo. El presidente Evo Morales aseguró que la retardación y la corrupción son el cáncer dentro del poder judicial y sostuvo que el tema debe ser parte de un debate dentro de la sociedad.

Página Siete (Bolivia)

“Yo quiero decir la verdad, aunque algunos se molesten. Creo que en vano incorporamos poncho y pollera en la justicia, no cambia nada, ésa es mi pequeña evaluación. Todavía tienen tiempo para cambiar la justicia y de verdad hacer justicia en Bolivia”, manifestó el presidente Evo Morales.

Hizo esas declaraciones en ocasión de la entrega de la tercera Casa de Justicia en el municipio de Muyupampa, departamento de Chuquisaca, informa un boletín de prensa del Ministerio de Justicia. 

“Esperamos que las autoridades puedan dar un buen uso y buena imagen a la justicia boliviana desde esta infraestructura. Que la cooperación no sea una decepción para los cooperantes ni para los cooperados, como el pueblo boliviano”, dijo en el acto de inauguración.

“La retardación y la corrupción son el cáncer dentro de la justicia. ¿Cómo cambiar eso? Yo siento que no depende de infraestructuras, depende de la mentalidad del operador de justicia” 

“Debemos reconocer que todavía tenemos problemas en algunas estructuras del Estado Plurinacional y uno de ellos es en la justicia boliviana (…). Yo llegué a la conclusión de que la retardación y la corrupción son el cáncer dentro de la justicia. ¿Cómo cambiar eso? Yo siento que no depende de infraestructuras, depende de la mentalidad del operador de justicia”, advirtió.

Morales sostuvo que este tema debe ser parte de un debate permanente, puesto que la justicia depende de los operadores.

La Razón (Bolivia)

La semana anterior, en Sucre, el Consejo de Desarrollo Estratégico del Sistema Judicial Boliviano concluyó su primer encuentro con una extensa declaración que incluye, entre otras, la determinación de crear un Comité Interinstitucional de Ética Pública. Bien mirada, la decisión parece el inicio del tantas veces reclamado proceso de transformación del Órgano Judicial.

En efecto, el comité fue creado con el mandato de conocer los casos de corrupción y conducta antiética de todos los servidores judiciales y fiscales del país, mal que sin ser el único es con frecuencia señalado con el de mayor gravedad en el sistema judicial boliviano. La declaración, asimismo, ratifica la independencia del Judicial con respecto de los demás órganos del Estado, pero también de las organizaciones sociales.

“La declaración de las autoridades judiciales debe ser recibida con optimismo, pero también es un antecedente para incrementar la presión sobre las y los servidores del Órgano Judicial” 

Cabe, sin embargo, preguntarse si en el camino de implementar el ambicioso plan de renovación ética no habrá colisión entre las funciones del Consejo de la Magistratura y el nuevo Comité Interinstitucional, habida cuenta que el primero es la instancia legalmente habilitada para ejercer control y disciplina en el Órgano Judicial.

Con todo, como señal política, la declaración de las autoridades judiciales debe ser recibida con optimismo, pero también es un antecedente para incrementar la presión sobre las y los servidores del Órgano Judicial, que ahora deben responder a un nuevo marco ético.

 

Leer artículo completo de Página Siete aquí

Leer artículo completo de La Razón aquí