Junio, el mes clave en la lucha contra el coronavirus en Latinoamérica

La Organización Panamericana de Salud (OPS) advirtió que se trata de un “mes crítico” en la región por la sobrecarga de casos en los sistemas de salud y la reapertura de las cuarentenas en varios lugares. “Se ha recomendado que no es el tiempo para reabrir, pero cada país es soberano”, afirmó el director del Departamento de Enfermedades Transmisibles.

“Va a ser un mes crítico, en el que los países que implementaron medidas de mitigación a tiempo podrán manejar un poco mejor la sobrecarga de casos en sus sistemas de salud”, señaló Marcos Espinal, director del Departamento de Enfermedades Transmisibles de la OPS, brazo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en América.

América latina se convirtió hace algunas semanas en el nuevo epicentro de la enfermedad, con más de 1,3 millones de casos.

Los países que más preocupan

El experto recordó que países como Brasil, Chile y México están experimentando aumentos diarios de hasta 4 y 5 por ciento de nuevos contagios.

Brasil, con casi 700 mil casos y 37 mil muertes, es el segundo país del mundo más golpeado por el coronavirus, aunque en la región también preocupan las cifras absolutas de la situación en Perú (casi 200 mil contagios), Chile (134 mil) y México (casi 120 mil).

La OPS y la OMS manifestaron también una especial inquietud por Haití, con uno de los sistemas sanitarios más débiles de la región, y por Nicaragua, que según Espinal “estaba de facto intentando adoptar la inmunidad de grupo” que ya fracasó en países de Europa como Suecia o el Reino Unido.

Los que tienen la pandemia “bajo control”

El funcionario de la OPS consideró también que algunos gobiernos de la región asumieron relativamente pronto medidas de prevención. Espinal puso como ejemplo los casos de Colombia y República Dominicana, aunque aseguró que incluso con máxima previsión era difícil tener cero infecciones en ningún país.

También resaltó el “excelente programa de testeo” de países como Chile y Uruguay (con 30 mil y 14 mil pruebas por cada millón de habitantes, respectivamente) o el buen uso de los equipos sanitarios móviles en Costa Rica para atender a las personas autoaisladas en sus casas.

Por último, señaló que sorprende en la región la situación de Venezuela, que pese a las graves dificultades económicas que ya en anteriores años mostraron sus hospitales, parece haber sido uno de los países menos afectados por la pandemia, con sólo 2.377 casos y 22 decesos.

“Es un país al que ya había muy pocos vuelos antes de llegar la Covid”, explicó Espinal, que sin embargo matizó que Venezuela está haciendo muchas pruebas rápidas de diagnóstico de la enfermedad “no muy confiables” y pocos tests moleculares, que son los recomendados por OMS y OPS.

“Se ha recomendado que no es el tiempo para reabrir”

El director de la OPS destacó que la situación se complica por los problemas económicos de la región, con grandes índices de pobreza y muchos trabajadores informales sin cobertura de salud o medios para subsistir en la situación de confinamiento. Remarcó que si los países deciden reabrir sus cuarentenas, algo que el organismo no recomienda, deben hacerlo “de forma paulatina y analítica”.

El experto señaló que los países latinoamericanos por una parte contaron con algo más de tiempo que los europeos para iniciar medidas de prevención, pero por otro lado muchas de sus redes de salud no están lo suficientemente financiadas para este tipo de emergencias.

En ese sentido, destacó que “la OPS recomienda que los países inviertan como mínimo un seis por ciento del producto interno bruto en salud pública”, pero señaló que “la mayoría de ellos no llega a esa cifra”.