Juicio por narcotráfico: otro testigo complica al presidente hondureño

Un testigo protegido del gobierno de Estados Unidos, que fue contador en una gran empresa de Honduras, reveló en un juicio en Nueva York que entregó dinero proveniente de la droga al presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, y que estuvo en una reunión en la que el mandatario le propuso un acuerdo de asociación a un presunto narcotraficante.

El testigo, que fue presentado en la corte federal de Manhattan bajo el nombre falso de José Sánchez, por motivos de seguridad, contó que trabajó 15 años en la empresa arrocera Graneros Nacionales de Fuad Jarufe, en la ciudad de Choloma, y que la firma lavaba dinero para el temido cartel hondureño Los Cachiros y también para el acusado Geovanny Fuentes Ramírez.

El contador aseguró que presenció varias reuniones en las que estuvo el presidente Hernández, dos de ellas con Fuentes, acusado por la justicia estadounidense de traficar toneladas de cocaína a Estados Unidos con la ayuda del mandatario y de otros políticos hondureños, policías y militares corruptos.

El testigo contó que en 2013 estuvo en un encuentro entre Hernández y Fuentes en Graneros Nacionales, y que en esa charla el mandatario -por entonces presidente del Congreso Nacional y candidato a la presidencia de la república- le dijo al acusado que “estaba interesado en que (Fuentes) trabajara para él con su narcolaboratorio” de cocaína.

“Hernández dijo que no había que preocuparse por la justicia ya que tenía al fiscal (general de la República, Oscar) Chinchilla en ese lugar para protegerlos, y que el trasiego de la droga se haría por diferentes medios” con la ayuda de la policía y militares, contó el testigo.

Hernández dijo que “para cuando Estados Unidos conociera la verdad ellos ya habrían modificado las leyes” y eliminado la chance de extradición de narcotraficantes, agregó el contador, un hombre de 45 años y hablar pausado.

La declaración del testigo termina por complicar la situación de Hernández, sobre quien había sospechas al inicio del proceso y ahora hay acusaciones que parecen fundadas por la cantidad y calidad de la información que aportaron varios declarantes.

El contador precisó que Fuentes pagó a Hernández en esa reunión 15.000 dólares en billetes de 20 “para que se ayude en la campaña”, y que hubo un segundo encuentro con otro pago de 10.000 dólares. El testigo dijo que había conseguido copias de videos de algunas reuniones y que huyó del país porque su vida “peligraba”, por lo que ahora reside en EEUU, quizás con una nueva identidad.

Ya ayer el líder del cartel Los Cachiros, Leonel Rivera, había testificado que pagó a Hernández un soborno de 250.000 dólares a cambio de protección, y que el presidente recibía cargamentos de cocaína procedentes de Colombia y “se burlaba de la DEA”.

El presidente de Honduras niega todas las acusaciones y dice que los acusados buscan venganza, precisamente por su lucha contra el narcotráfico. El hermano del presidente, Juan Antonio “Tony” Hernández, fue declarado culpable de narcotráfico a gran escala en octubre de 2019 en Nueva York, pero todavía no tiene sentencia.