“Jornada de reconciliación” en Colombia en medio de las protestas por los abusos policiales

El fin de semana se realizó en Bogotá un acto de perdón y reconciliación en memoria de los ocho jóvenes muertos durante las sangrientas protestas contra la violencia policial. La jornada fue liderada por la alcaldesa Claudia López, en un encuentro que reunió a los familiares de fallecidos y heridos durante las manifestaciones.

Durante un evento cerrado para evitar aglomeraciones durante la pandemia, la intendenta pidió perdón por cada una de las víctimas, la mayoría jóvenes baleados por miembros de la policía.

“Reconocer la gravedad de lo ocurrido (…) honrar la memoria de las víctimas y el dolor de sus familias es el primer paso indispensable para construir un proceso de verdad y justicia que posibilite uno de reconciliación”, dijo López mientras varios espectadores rompían en llanto.

Las manifestaciones comenzaron el miércoles en rechazo al asesinato de Javier Ordóñez, un ingeniero de 43 años que murió por las múltiples descargas que le propinaron los efectivos con una pistola táser.

“A la familia de Jaider, la familia de Julieth, la familia de Freddy, la familia de Germán, la familia de Cristian, la familia de Angie Paola, la familia de Andres Felipe, la familia de Julián Mauricio y a las familias de todos los que resultaron heridos de bala, les pedimos perdón”, indicó López. 

El mismo día en que se desarrollaba el acto, decenas de personas volvieron a marchar en el centro de la capital bajo la consigna “¿por qué nos asesinan?” y fueron dispersadas con gases lacrimógenos por la fuerza antidisturbios. 

( JOAQUIN SARMIENTO / AFP)

Entre el 9 y 10 de septiembre la capital y sus alrededores sufrieron las jornadas más violentas: 13 personas murieron, la mayoría a tiros y 178 civiles quedaron heridas, de las cuales 75 tenían lesiones de bala, según la alcaldesa. 

López denunció el “uso indiscriminado de armas de fuego” por parte de la fuerza pública, pese “a las claras instrucciones impartidas (…) para que nunca se usen armas letales” durante las manifestaciones.

Por su parte, el consejero de paz del gobierno, Miguel Ceballos, culpó a guerrilleros del ELN y grupos que se marginaron del acuerdo de paz con las FARC de los desmanes. 

Bryan Baquero, quien perdió a su hermana Angie de 19 años, tomó la palabra durante la ceremonia de reconciliación y pidió “justicia”. “Estamos viviendo un momento de tristeza, dolor, angustia”, resaltó conmovido. 

El presidente Iván Duque no quiso participar

El encuentro de duelo incluyó diferentes actividades durante todo el día: un concierto, una ceremonia con velas en honor a las víctimas y una convocatoria para hacer sonar cacerolas desde las ventanas de las casas. 

La alcaldesa publicó en sus redes sociales una invitación para el presidente Iván Duque, escrita con su puño y letra. Pero el mandatario no asistió a los eventos.

“Aquí debería estar el presidente, debería estar la policía nacional”, extrañó Mayra Páez, viuda de Jader Fonseca, de 17 años.  “A mi esposo no fue una bala perdida [lo que lo mató], fueron cuatro tiros, a él lo acribillaron”, añadió afectada.