Jeanine Áñez violó la cuarentena y festejó un cumpleaños

La autoproclamada presidenta interina Jeanine Áñez incumplió las medidas implementadas por su gobierno para evitar la propagación de la pandemia del coronavirus. La presidenta de facto celebró el cumpleaños de su hija y trasladó a sus invitados en un avión de la Fuerza Aérea Boliviana, de acuerdo a la denuncia presentada por el Movimiento Al Socialismo. Una diputada oficialista, que participó de la fiesta, confirmó que el festejo existió, aunque aseguró que no se estaba cometiendo “ningún delito”. 

El MAS presentó el miércoles un pedido de informe escrito al ministro de Gobierno Arturo Murillo para que explicara por qué la hija de la presidenta, Carolina Ribera, había roto la cuarentena en medio de la pandemia. Las medidas de aislamiento y distanciamiento social obligatorio fueron extendidas hasta el 10 de mayo por Áñez, pero luego fue ella misma quien las incumplió. 

La diputada Ginna Torrez reconoció anoche que violó la cuarentena para participar junto a su hijo, amigo de la homenajeada, del cumpleaños de la hija de Áñez. Torrez había llegado a La Paz con su hijo en el avión de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB), con el pretexto de participar de la sesión de la Asamblea Legislativa convocada del 30 de abril. Sin embargo, no concurrió a la Asamblea alegando supuestas dolencias físicas y sí al cumpleaños organizado por Áñez. “No es ningún secreto, no es ningún delito y es meterse en la vida privada de las personas”, dijo sobre la celebración. 

Luego, Murillo aclaró que el joven había viajado junto a su madre porque ella tenía que asistir a una votación en el Congreso. “Ella tiene un problema de salud complicado, le cuesta caminar, tiene un problema en las rodillas. Por eso necesita alguien que la ayude”, justificó. No obstante, Murillo reconoció que el traslado de ambos a La Paz se hizo en un avión militar y que después acudieron al cumpleaños de Rivera, porque la diputada “muy amiga de la presidenta”.

“Dos o tres días después fue el cumpleaños de Carolina, y creo que su madre tiene derecho a soplarle una torta. No es un pecado soplarle una torta a una hija, y, obviamente, invitó a su amiga, a Ginna, y claro, fue con su hijo, y se tomaron unas fotos”, explicó.

Las cuatro preguntas del MAS

En el pedido de informes, el MAS sostiene que la hija de la presidenta vulneró y violó las normas vigentes por la cuarentena total porque juntó  a un grupo de personas para festejar su cumpleaños conociendo que estos actos están prohibidos.

En la denuncia, presentada por la senadora María Oporto, se incluyeron cuatro preguntas para analizar el impacto del festejo. Primero, un detalle de las acciones que se tomaron luego de que el festejo tomara conocimiento público, con los resultados de esas acciones; además pidieron un informe sobre la identidad de las personas que participaron en la reunión y otro sobre los casos similares de festejos que se realizaron en todo el país durante la cuarentena y vulneración de normas.

Oporto señaló que hizo la solicitud por el trato diferenciado que se aplicó en un caso similar, en referencia a lo sucedido con la alcaldesa de Vinto, Patricia Arce, a la que detuvieron tras celebrar el cumpleaños a su hijo en plena cuarentena. “Necesitamos informar a la población. No se pueden utilizar los bienes del Estado para temas particulares”, criticó la parlamentaria. No se puede tener mano “suave” para unos y “dura” para otros, añadió.