Jeanine Añez eliminó el Ministerio de Culturas en Bolivia: «Soy artista, ¡no soy un gasto absurdo!», le respondieron

Con guitarras, caretas y bailes folklóricos, músicos, artesanos y bordadores bolivianos marcharon al centro de La Paz para exigir a la autoproclamada presidenta Jeanine Áñez que restituya el Ministerio de Culturas, una de las carteras eliminadas por el gobierno de facto. Añez redujo de 20 a 17 los ministerios bolivianos y dispuso el cierre de las Embajadas de Bolivia en Nicaragua e Irán, bajo la excusa de revisar “los gastos innecesarios” en el Estado en medio de la pandemia del coronavirus.

Varias organizaciones de La Paz y la ciudad vecina de El Alto protestaron por el cénto mostrando mantas bordadas y polleras, las faldas típicas de las cholas boliviana. «Soy artesano, yo no soy gasto absurdo» o «la música es el lenguaje de la cultura boliviana» fueron algunas de las consignas que levantaron contra la mandataria.

Mientras recorrían las calles, los músicos interpretaban temas del folclore nacional en una protesta pacífica. Además de reclamar el fin del ajuste, pidieron un mayor apoyo a su sector, dado que los espectáculos públicos y las fiestas patronales y familiares están prohibidos desde marzo por la Covid-19. 

También, algunos bordadores utilizaban barbijos con varios detalles que hacen alusión a danzas típicas del país y caretas con plumas con los colores de la bandera boliviana, mientras hacían sonar sus matracas, instrumento típico de la danza de la Morenada, en forma de protesta.

De la misma forma, los músicos marcharon tocando las guitarras, bombos, trompetas y saxofones, intentando cumplir el distanciamiento social por la cuarentena. Algunos músicos se quedaron en la popular plaza San Francisco interpretando la canción «Viva mi patria Bolivia», con carteles como «el pueblo delante, Bolivia adelante» impulsando a su gremio.

La protesta congregó también a artesanos que confeccionan trajes folclóricos, la mayoría residente en El Alto, ciudad vecina de La Paz, que se utilizan en las fiestas patronales, suspendidas hasta nuevo aviso. «Lamentablemente con la cuarentena del coronavirus la gente se ha ido a la quiebra, no tiene capital de trabajo», dijo un manifestante dedicado a la artesanía.

Silvia Aguilar, representante de la Asociación de Arte Popular de Bordadores, contó que este sector se ve «perjudicado» por la decisión del Gobierno interino de Áñez de «replegar» el Ministerio de Culturas, como también con la determinación de suspender las festividades sociales durante la cuarentena.

«Nos estamos quedando sin trabajo, necesitamos una propuesta», señaló Aguilar. Además, sostuvo que tienen que pagar créditos al banco y que se sienten «asfixiados» al no tener trabajo por esas decisiones tomadas por el Gobierno transitorio. «No hay dinero, sabemos que el contagio está grave ahora, pero qué podemos hacer», cuestionó la representante.

Qué dice el decreto del ajuste de Áñez

Por decreto, el 5 de junio Añez dispuso que los ministerios de Deporte y Cultura pasaran al Ministerio de Educación, mientras que el de Comunicación pasó directamente al ámbito de la Presidencia. “Todo el dinero que se obtenga de esa reducción irá para salud y para luchar contra el virus”, había justificado Añez.

Del mismo modo, el Gobierno de facto anunció el cierre de sus embajadas en Irán y Nicaragua. “No tenemos nada contra esos países, pueblos nobles y hermanos que respetamos y son amigos, pero la decisión tiene el objetivo de ahorrar e invertir ese ahorro en salud y contra la Covid-19”, señaló la mandataria interina.

El decreto establece que el personal de los ministerios de Estado fusionados “podrá ser incorporado” a los ministerios respectivos conforme a las nuevas atribuciones asignadas en la presente norma, previa evaluación y acorde a la estructura y escala salarial aprobadas, pero no da por sentado que se mantendrán los puestos laborales.

El decreto 4257 también incorpora atribuciones del nuevo viceministerio de comunicación, que son: diseñar, elaborar y desarrollar políticas y estrategias de comunicación gubernamental, elaborar y proyectar normas de comunicación gubernamental, establecer acciones coordinadas de información y comunicación interministerial e interinstitucional, informar sobre temas de interés coyuntural, supervisar la emisión de boletines, cartillas, páginas web, revistas, periódicos y demás documentos comunicacionales.