Jeanine Añez decretó la calamidad pública en Bolivia para acceder a un préstamo del FMI

Recién dada de alta por coronavirus, la autoproclamada presidenta interina Jeanine Añez decretó el estado de “calamidad pública” por la pandemia en Bolivia, en un intento por acceder al préstamo de 327 millones de dólares del FMI sin someterlo a la opinión del Congreso. La oposición aseguró que el monto total ya había sido depositado en el Banco Central de Bolivia sin contar con la aprobación de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), lo que abría la puerta a un potencial juicio político contra Añez, quien rápidamente emitió el nuevo decreto. 

La “calamidad pública” fue decretada en el marco de los enfrentamientos entre los poderes Ejecutivo y Legislativo porque el Movimiento al Socialismo (MAS) del expresidente Evo Morales (2006-2019), que tiene la mayoría parlamentaria, se niega a aprobar el crédito del Fondo. Los representantes del MAS afirman que la suma está condicionada a medidas de ajuste económico de corte neoliberal como sucedió en otras oportunidades en el país. 

Áñez había exhortado la semana pasada al Congreso a aprobar el crédito del FMI para pagar un bono de 500 bolivianos (unos 72 dólares) a unos tres millones de personas afectadas por la cuarentena en vigor desde marzo. La presidenta del Senado, Eva Copa, del MAS, respondió a que los legisladores no iban “a actuar bajo presión ni chantaje”. Este lunes fracasó además un encuentro entre el gobierno y el Congreso para analizar el crédito del FMI, convocado por el Ministerio de la Presidencia.

Sin embargo, de acuerdo al boletín nacional, la medida fue aprobada el viernes por el gabinete de la presidenta derechista Jeanine Áñez, quien recibió recientemente el alta médica tras recuperarse de coronavirus. 

Un crédito que habría llegado antes de lo anunciado

De acuerdo a la oposición, según el informe del BCB denominado ‘Bolivia: Estado de la deuda externa de mediano y largo plazo’, el crédito del FMI fue desembolsado antes del decreto junto con ocho provenientes de la CAF, BID, Banco Mundial, Fonplata, OPEP, BEI, FIDA y FND.

“Ellos no especifican y tenemos entendido que ese dinero llegó en febrero y ahora no saben cómo justificar, ahora hablan de un bono de 500 bolivianos (…). A nosotros nos alarma bastante porque este Gobierno se sigue dedicando a hacer campaña con nuestra salud y nuestro dolor”, señaló Eva Copa. 

El MAS cuestionó específicamente un apartado que hablaba de la “dolarización” de la economía boliviana. “Hay un artículo donde el Ejecutivo nos sugieren la dolarización, nosotros no podemos dolarizar en este momento nuestro país, estamos viviendo una crisis económica terrible que no pasó en otros momentos, y eso afectaría más el bolsillo de los bolivianos”, indicó la presidenta del Senado.

Copa explicó que la solicitud del Ejecutivo es que una vez que pase la cuarentena por la pandemia de la Covid-19 se debe flexibilizar el tipo de cambio del dólar, que se mantiene inamovible en el país andino desde noviembre de 2011. La Cámara rechazó ese condicionamiento implementado en el crédito del FMI por considerar que afectaría “negativamente” a la economía del pueblo boliviano.

El FMI desmiente condiciones

En medio de la disputa, el FMI señaló hoy miércoles que el crédito para Bolivia no pone ningún condicionamiento.

“El apoyo financiero no está sujeto a condicionalidad ‘ex post’ (verificación de logros) ni a los exámenes del directorio ejecutivo que forman parte de los programas respaldados por el FMI”, aclaró la carta firmada por Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI.

“La expectativa es que los recursos asignados en el marco del Instrumento de Financiamiento Rápido-IFR se destinen a afianzar el sistema de salud de Bolivia”, agregó.

Hasta la fecha, el FMI informó que concedió este tipo de asistencia de emergencia a 72 países, siendo Bolivia uno de ellos, con el objetivo de atender las diversas necesidades relacionadas con gastos fiscales de emergencia para mejorar la atención de salud, apoyo social y otras medidas de alivio.