Suecia investiga una red de secuestro y adopción ilegal de la dictadura de Pinochet con políticos locales

El Gobierno de Suecia anunció la puesta en marcha de una investigación oficial sobre las más de 2 mil adopciones irregulares de niños, muchas de ellas producto de secuestros, que realizaron sus ciudadanos a través de Chile durante la dictadura de Augusto Pinochet. De acuerdo a las primeras revelaciones, el dictador facilitó los trámites para presionar al Gobierno de Suecia, que había sido especialmente crítico con el régimen chileno. 

La justicia chilena había abierto en 2018 una causa para analizar el rol de Pinochet en este asunto en particular, ante ilegalidades detectadas en el proceso de adopción internacional y por entonces se había advertido sobre los casos suecos. En al menos 600 de ellos los niños habrían sido secuestrados. 

Durante la década de 1970, la dictadura de Pinochet utilizó las adopciones de niños a Suecia en una campaña para ganar influencia en el país europeo, entre 1974 y 1990. 

El diario “Dagens Nyheter” reveló esta semana que el pinochetismo usó las adopciones como un instrumento en medio de las críticas del Gobierno de Suecia hacia Chile durante el mandato de Olof Palme.

De acuerdo con un informe elaborado por investigadores chilenos citado por “Dagens Nyheter”, según documentos de la dictadura desclasificados, las adopciones a Suecia recibieron un impulso después de una visita a Estocolmo de la entonces ministra chilena de Justicia, Mónica Madariaga, a mediados de la década de 1970.

Después del golpe militar de 1973 cuando Augusto Pinochet tomó el poder, pocos niños fueron adoptados de Chile a Suecia. Pero la junta se dio cuenta de que las adopciones podrían ayudar a difundir una imagen más positiva de Chile y romper el aislamiento del país, según Karen Alfaro, doctora en historia de la Universidad Austral de Chile, quien investigó las adopciones

Niños chilenos dados en adopción irregularmente a Suecia. Fuente: Dagens Nyheter

Entonces la junta creó una nueva práctica para las adopciones forzadas de niños de familias pobres en Chile a través de procesos simplificados, y el número de adopciones aumentó rápidamente.

Suecia tenía una posición importante dentro de la ONU. Por eso, la dictadura quería mejorar su imagen, especialmente después de la campaña anti-chilena de los refugiados políticos en Suecia, de acuerdo a Alfaro.

Casi todas las adopciones en Suecia se realizaron a través de la asociación Adoptionscentrum. 

Qué dice la investigación en Chile  

La investigación que inició el juez Mario Carroza comenzó con aproximadamente 500 casos, pero hoy en día la causa involucra más de diez mil. La mayoría de los niños acabaron en Suecia, Italia, Estados Unidos, Holanda, Francia y Alemania.

Hasta ahora, la  organización Hijos y Madres del Silencio logró reunir a 132 familias que fueron separadas de manera ilegal al nacer. Sin embargo, la cifra de personas que buscan a sus familiares va en aumento.

La investigación judicial indica que están involucrados médicos, matronas, asistentes sociales, religiosos y jueces de menores.

De acuerdo al Centro de Investigación Periodística de Chile, tres fueron las fórmulas que se usaron para quitarles a los niños a sus madres:

  • Hacerlas firmar documentos que no entendían.
  • Informarles que los niños nacieron muertos.
  • Declarar a las mujeres incompetentes para la crianza. 

Uno de los casos es el de Alejandra Tabitaud, quien es parte de la agrupación y quien el año 2018 se reencontró con su hijo luego de 39 años de búsqueda. Él estaba en Suecia y fue sacado del país de manera ilegal.