Investigan más de mil delitos ambientales en Ecuador

Explotaciones de recursos naturales, talas masivas, contaminación por combustibles y otras actividades que dañan la flora y fauna, el aire y el suelo del país son algunos de los 1118 delitos ambientales investigados por la Fiscalía de Ecuador. Las zonas más vulnerables son Galápagos, patrimonio natural de la humanidad, Guayas y Manabí. Las leyes ecuatorianas reconocen a la “Pachamama” como “sujeto de derecho” desde 2008.

De acuerdo al último informe de la Fiscalía, los animales y las plantas silvestres de Galápagos son los más vulnerables. En esta provincia se investigan 102 de las 542 denuncias recibidas por delitos contra la flora y la fauna, seguida de las provincias de Guayas (53) y de Manabí (42).

El agua, elemento clave de los ecosistemas, está en amenaza constante por los derrames de combustibles y contaminaciones de desechos mineros que llegan a las costas. El 30% de las denuncias de todo el país, es decir 341, corresponde a este tipo de delito.

Pero los suelos tampoco se salvan. Al menos 152 denuncias están relacionadas con actividades que los afectan, como la minería ilegal y la agricultura en espacios inhabilitados. La región de Guayas la más afectada con 31 casos. Le siguen El Oro con 20 y Azuay con 17.

La naturaleza, protegida por ley

En la Constitución aprobada en 2008, se incluyó un apartado para reconocer a la naturaleza como sujeto de derechos. La Carta Magna señala que la Pachamama “tiene derecho a que se respete integralmente su existencia y el mantenimiento y regeneración de sus ciclos vitales, estructura, funciones y procesos evolutivos”.