Investigan abusos sexuales a menores en los centros de inmigrantes de Trump

El Salvador denunció que está investigando al menos tres casos de abusos sexuales a menores de edad que ocurrieron dentro de los centros de detención para inmigrantes de Estados Unidos, según confirmó la Cancillería del país centroamericano. De acuerdo a la viceministra de asuntos exteriores, Liduvin Magarín, los sucesos habrían ocurrido en albergues del estado de Arizona. Al mismo tiempo, un informe del Senado estadounidense advirtió que persisten deficiencias que dejan a los niños migrantes bajo un riesgo de tráfico y abuso.

“Estamos atendiendo tres casos de Arizona, concretamente en donde tuvimos información de personas que habían abusado de niños y niñas, en nuestro caso salvadoreños… Lo estamos siguiendo con abogados que hemos contratado como gobierno de El Salvador para atender estos casos”, comentó Magarín a la prensa.

El mismo día, un informe del Senado estadounidense destacó que la política de Tolerancia Cero de Donald Trump agravó la situación de los inmigrantes en EE.UU y que el gobierno sólo hizo mejoras graduales en sus esfuerzos para atender a miles de niños migrantes detenidos cuando entraban a Estados Unidos sin sus padres.

La nota emitida por el Senado también manifiesta que el actual problema con los niños migrantes solo es una muestra de la “inacción legislativa” que llevó a que cientos de menores de edad entren a Estados Unidos sin compañía. Señalan que con el Gobierno de Trump la situación empeoró.

“Persisten grandes deficiencias que dejan a los niños bajo un riesgo significativo de tráfico y maltrato, y socavan nuestro sistema inmigratorio”, se afirma en el informe de la subcomisión de investigación de la Comisión de Seguridad Nacional del Senado.

En el estudio de 52 páginas, se afirma que ninguna agencia federal asume la responsabilidad de asegurarse de que no se maltrate ni se utilice a los menores para tráfico humano una vez que el gobierno los coloca con patrocinadores, que muchas veces no son sus padres ni parientes cercanos. El informe también resalta que reunir a los infantes con sus padres o tutores tiene un costo a la nación, que limita, entre otras cosas, la verificación del estado de salud de los menores.

Según el mismo Trump en un informe que presentó a la Justicia a pedido de la corte federal de San Diego, Estados Unidos deportó a más de 400 padres sin sus hijos. Sin embargo, para las organizaciones que defienden los derechos de los migrantes el número asciende a 900.