El mensaje del Papa para los migrantes

Latinoamérica y el Mundo 

El drama de las migraciones no es sólo latinoamericano. Un informe de la ONU resaltó que los cruces irregulares aumentaron increíblemente. En este sentido, el Papa Francisco pidió a todo el mundo que los niños sean protegidos y tengan sus derechos respetados. También, hizo un llamado para que mejore la hospitalidad con las personas que dejan sus países.

Papa Francisco- Foto: aciprensa

Redacción- Adital (Brasil) 

La próxima Jornada Mundial de los Inmigrantes y Refugiados, cuyo tema es «una iglesia sin fronteras, madre de todos”, tendrá lugar el 18 de enero de 2015. El Papa Francisco en mensaje enviado a todo el mundo pide que los niños, los más afectados por la migración forzada y el refugio, sean protegidos y tengan sus derechos respetados. El texto remarca la importancia de la cultura de la solidaridad y hospitalidad para con las personas que dejan su país en busca de mejores condiciones de vida.

El mensaje del Papa pide además que la práctica y el mandamiento del amor que Jesús nos dejó sea practicado por todos, así como ocurre en los pasajes bíblicos. El Sumo Pontífice destaca que los migrantes y refugiados son víctimas inocentes de la violencia y de la explotación

Más del 50% de los refugiados en el mundo son niños y el número de bebés no acompañados o separados que cruzan las fronteras está creciendo cada año, de acuerdo con el secretario del Pontificio Consejo para los Migrantes y los Refugiados del Vaticano, Joseph Kalathiparambil. «La misión de la Iglesia, peregrina en la tierra, y madre de todos, es por lo tanto amar a Jesucristo, adorarlo y amarlo especialmente en los más pobres y desamparados; entre éstos están, ciertamente, los migrantes y refugiados, que intentan dejar atrás las condiciones de vida difíciles y todos los tipos de peligros», declara el Papa.

«El Papa Francisco en mensaje enviado a todo el mundo pide que los niños, los más afectados por la migración forzada y el refugio, sean protegidos y tengan sus derechos respetados»

La acogida de extranjeros es una oportunidad de renovación de fe y de reforzar el mensaje, afirma Francisco. «La Iglesia sin fronteras, madre de todos, extiende por el mundo la cultura de la hospitalidad y de la solidaridad, según la cual nada puede ser considerado inútil, fuera de lugar o descartable. Se vive, realmente, su maternidad, la comunidad cristiana alimenta, orienta e indica el camino, acompaña con paciencia, se vuelve cercana con la oración y las obras de misericordia», declara.

El líder católico finaliza el mensaje remarcando que «la globalización del fenómeno migratorio necesita ser respondido con la globalización de la caridad”. El acogimiento de refugiados e inmigrantes es una de las directrices más fuertes del Papa Francisco en su pontificado. En sus prédicas, él ha pedido que los gobiernos se unan para acoger a las personas que precisan dejar su tierra por motivos de guerra y buscan condiciones dignas y seguras de vida.

 

Redacción- Adital (Brasil) 

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) anunció que el número de cruces irregulares del Mediterráneo en el tercer trimestre de este año se incrementó de manera alarmante. Un comunicado de ACNUR advierte que las cifras han aumentado considerablemente en términos absolutos y porcentuales: «En total, 90 000 personas cruzaron a Europa entre el 1 de julio y el 30 de septiembre, y al menos 2.200 perdieron la vida. En el trimestre anterior fueron 75 000 personas y 800 muertes. En otras palabras, una persona que hizo la travesía en el primer semestre tenía 1,06% de posibilidades de perder la vida, mientras quien hizo travesía entre julio y septiembre, corrió un riesgo de 2,4%».

En 2014, hasta el presente, 165 000 personas atravesaron el Mediterráneo. En 2013, el número total de refugiados que hicieron la misma travesía fue de 60 mil. Por lo tanto, 2014 es un año récord, que refleja el nivel de desesperación entre los empobrecidos que buscan una salida.

ACNUR reitera, en los peligros, su llamado para que Europa se comprometa a proporcionar más recursos para el rescate de personas en el mar Mediterráneo, intensificando los esfuerzos para ofrecer alternativas legales a estos peligrosos viajes».

La respuesta colectiva necesita mantener una fuerte capacidad para rescatar a las personas en el mar y encontrar formas más seguras para los refugiados que van a Europa en busca de seguridad. Si Europa no se une a los esfuerzos, muchas más vidas se perderán y hechos como el desastre de Lampedusa, que cumplirá un año esta semana, se harán más común «, añade el ACNUR.

«Estamos fallando en aprender las lecciones de los terribles acontecimientos del pasado mes de octubre y, cada vez más, los refugiados se están ahogando tratando de alcanzar seguridad. La Unión Europea debe trabajar unida para realizar y reforzar a tarea vital de rescatar personas en el mar «, dijo el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Antonio Guterres.

«Un comunicado de ACNUR advierte que las cifras han aumentado considerablemente en términos absolutos y porcentuales: «En total, 90 000 personas cruzaron a Europa entre el 1 de julio y el 30 de septiembre, y al menos 2.200 perdieron la vida»

Aunque no se conocen las razones exactas del incremento de este año, tanto de los intentos de cruzar, como en las muertes, una serie de factores parecen estar involucrados. Uno de ellos es la situación en Libia, de donde proceden muchos de los que emprenden la travesía. Allá inseguridad afectó a los grupos vulnerables, como los solicitantes de asilo y los migrantes de África subsahariana y Oriente Medio, provocando que muchos busquen huir.

«Libia debe desempeñar su papel en garantizar el respeto a los principios de los que fundamentan los derechos humanos y el derecho internacional humanitario, ya que el irrespeto de las leyes estimula e implica el deseo de huir de las personas», dice el comunicado de la Acnur.

También es evidente que los barcos y botes están llenos, con casos de personas que mueren por asfixia a bordo o viajando sin chalecos salvavidas», agregó el representante de Acnur.

Guterres dijo que, si bien no todos los que hacen el viaje por mar a Europa buscan asilo, los datos del tercer trimestre de este año muestran que la proporción de personas que huyen de las guerras o de la persecución en sus países es cada vez mayor. Refugiados sirios y de Eritrea son ya, desde el 1 de junio del año pasado, casi la mitad de los que hacen la travesía. El Alto Comisionado de la ONU también señala que 16,7 millones de personas en todo el mundo son refugiados de guerra.

Estos desafíos no pueden ser dirigidos sólo a unos pocos países, afirma Acnur – se necesita una Europa unida, basada en la mutua cooperación entre sus Estados miembros para garantizar los recursos adicionales iniciales para la recepción y la asistencia en el procesamiento, así como soluciones para identificar aquellos que necesitan la protección internacional.

 

Leer el artículo sobre el Papa  aquí 

Leer el artículo sobre el informe aquí