Inhabilitaron la candidatura de Evo Morales: “No podrán proscribir al pueblo”

Un tribunal inhabilitó la candidatura del expresidente Evo Morales al Senado en las elecciones del 18 de octubre por no residir en el país. Refugiado en Argentina, el exmandatario adelantó que acatará la decisión judicial pero aclaró que nadie podrá “proscribir al pueblo”. Por su parte, la autoproclamada presidenta interina Jeanine Añez celebró la resolución, tomada un día después de que empezara la campaña para los comicios. “Frenamos al MAS en dos oportunidades”, afirmó atribuyéndose la victoria judicial.

El juez Alfredo Jaimes Terrazas rechazó el lunes el recurso de amparo constitucional presentado en febrero por abogados de Morales, que también le había sido negado previamente por el el órgano electoral. 

Las leyes bolivianas señalan que Morales tiene que haber vivido desde al menos dos años antes en Cochabamba para poder presentarse como candidato de esa circunscripción. El expresidente alegó en el escrito que su residencia temporal en Argentina era forzada y que su domicilio real era en la región cocalera del Chapare. El pedido fue rechazado en dos oportunidades.

La resolución del Tribunal Supremo Electoral (TSE) fue validada por la Sala Constitucional Segunda de La Paz con dos votos a favor y uno en contra.

La votación había quedado empatada la semana pasada cuando uno de los vocales respaldó otorgar a Morales la tutela solicitada para habilitarse como candidato por su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS), y un segundo vocal la rechazó.

“No caeremos en ninguna provocación”

Si bien su caso no está cerrado, porque el fallo del juez debe ser revisado aún por el Tribunal Constitucional nacional, implica formalmente una inhabilitación porque la causa recién sería tomada por el órgano judicial en un lapso de tres a seis meses, después de los comicios.

Morales tildó la decisión final, tomada por un tercer vocal dirimidor, de “política” y valoró que es “ilegal e inconstitucional”. “La historia demuestra que podrán inhabilitar a Evo pero no podrán proscribir al pueblo”, escribió en su cuenta en Twitter Morales, quien aseguró que el fallo se produjo “bajo amenazas y presiones de procesos”.

“Nosotros acataremos esa decisión porque nuestro compromiso y prioridad es que el pueblo salga de la crisis”, indicó quien fuera presidente de Bolivia entre 2006 y 2019.

Morales vaticinó que “el pueblo volverá a gobernarse a sí mismo, pacífica y democráticamente” en Bolivia, país que desde el pasado noviembre gobierna Añez, sin haber sido elegida por las urnas. 

Los adversarios políticos festejan 

Además de Añez, las reacciones al fallo judicial por parte de la política boliviana no se hicieron esperar.

“Una buena noticia: realizaremos las primeras elecciones de una nueva etapa histórica sin Evo Morales. Un símbolo de lo que queremos: un futuro fresco, nuevo, sin su sombra”, manifestó por su parte el candidato a la Vicepresidencia de la alianza Juntos, Samuel Doria Medina, compañero de fórmula de la mandataria interina.

El exmandatario y candidato presidencial de centro Carlos Mesa dijo por su parte que con la decisión judicial “quedó definitivamente cerrado el debate sobre la pretensión de Morales de postularse al Senado violando la Ley”.

Y el aspirante presidencial derechista y líder cívico regional de Santa Cruz (este), Luis Fernando Camacho, opinó que un fallo a favor de Morales “hubiera incendiado al país”.

Una campaña electoral atípica

La campaña electoral rumbo a las elecciones de octubre arrancó este domingo, con apenas actos en las calles y eventos virtuales debido por la pandemia de coronavirus.

Algunas de las principales candidaturas optaron por caravanas en Santa Cruz, la mayor ciudad del país, al estar aún restringida la circulación de vehículos en fin de semana en La Paz, sede del Gobierno y el Parlamento boliviano, por las medidas para prevenir la Covid-19.

Una de ellas fue la del Movimiento Al Socialismo (MAS) del expresidente Morales, partido favorito en las encuestas.

La caravana de vehículos del MAS estuvo encabezada por el exministro y candidato presidencial Luis Arce, que ondeó todo el recorrido la bandera azul del partido y utilizando mascarilla saludó a los transeúntes que esperaban su recorrido mientras vitoreaban su nombre.

“Estamos reiniciando la campaña para recuperar la democracia y darle al pueblo estabilidad económica, política y social. Es el pueblo boliviano que está harto de los partidos de derecha y quiere volver a tener un país tranquilo”, declaró Arce a los medios.

Esta campaña electoral es atípica al llevarse a cabo en medio de la pandemia, que en el país registra 5.398 muertes y 120.241 casos confirmados.

El órgano electoral recordaba el sábado que los actos electorales “deben apegarse a las medidas de seguridad sanitaria” estipuladas por las autoridades, al igual que la votación en octubre está prevista con medidas de bioseguridad.