Indígenas de Ecuador preparan nuevas protestas por el precio de los combustibles: “No tuvimos respuestas”

La poderosa y opositora Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie), que reclama que bajen los precios de los combustibles, anunció que desde enero realizarán nuevas protestas ante la falta de respuesta del gobierno a sus demandas. “Nos declaramos en asambleas territoriales en todos los pueblos y nacionalidades para convocar a una medida de hecho, de manera indefinida, desde el mes de enero de 2022”, declaró ante la prensa Leónidas Iza, presidente de la Conaie.

“No tuvimos ninguna respuesta”, dijo, y explicó que por ello se tomó esta determinación en el Congreso de la Conaie, desarrollado en la amazónica localidad de Unión Base, provincia de Pastaza, fronteriza con Perú.

La Conaie reclama una bajada del precio del galón (3,8 litros) de diésel a 1,50 dólares y de nafta a 2,10 dólares. 

Unas tres semanas atrás, Iza se reunió con el presidente Guillermo Lasso, a quien le planteó, fundamentalmente, la supresión de los decretos que incrementan los precios de los combustibles. El Ejecutivo respondió que “revisará” la propuesta indígena, sin precisar cuándo lo hará.

El fin de los subsidios

En mayo de 2020 el gobierno anterior, de Lenín Moreno, dispuso ajustes mensuales para eliminar millonarios subsidios ante una crisis económica agravada por la pandemia. Esa política fue mantenida por Lasso, cuando asumió el mandato hace seis meses.

A fines de octubre, el mandatario decretó un aumento de los combustibles de hasta un 12%, llevando el diésel de 1,69 a 1,90 dólares y la gasolina de 2,50 a 2,55 dólares.

La medida provocó protestas con marchas y cierre de carreteras por parte de sectores indígenas y de trabajadores en todo el país, que dejaron 37 detenidos y ocho policías heridos.

Iza expresó que las nuevas protestas anunciadas obedecen “a una falta de respuesta y voluntad política del gobierno nacional para establecer un proceso de diálogo real con los sectores sociales del Ecuador”.

Los indígenas también reclaman el cese de la explotación de recursos naturales en las zonas donde habitan, un punto sobre el que tampoco hay acuerdo con el gobierno.