Indígenas borrados de la historia

Ecuador

Las fotografías de José Domingo Laso, que buscaron retratar la época colonial del país, fueron manipuladas. Carruajes, hombres y mujeres elegantes no podían figurar cerca de los pueblos originarios porque “afeaban” la imagen, entonces se los eliminó. Su bisnieto ahora quiere visibilizarlos, presenta las imágenes y pone en el centro del debate la construcción del pasado.

Paul Mena- BBC (Inglaterra) 

Son fotografías del Quito de inicios del siglo XX.

Allí se muestra a una capital ecuatoriana ordenada, limpia, con bellas construcciones arquitectónicas de la época.

Hay carruajes, así como hombres y mujeres elegantes. Pero no hay indígenas.

Ellos fueron literalmente borrados de las imágenes.

José Domingo Laso manipuló las imágenes para borrar a los indígenas de las fotografías.

Fue el reconocido fotógrafo de aquel entonces, José Domingo Laso, con estudios en Francia y España, quien decidió raspar las placas de impresión de las imágenes para desaparecer a personajes nativos que “afeaban” la estética que una élite quiteña quería proyectar al mundo sobre la ciudad.

A través de una delicada manipulación de la imagen, por ejemplo, en una fotografía una indígena es suplantada por una mujer de clase alta con vestido blanco y sombrero de ala ancha.

La huella invertida

Hoy, Francois Laso, bisnieto del afamado fotógrafo, tras ocho años de investigación y búsqueda en diversos archivos, presenta una exposición de tales imágenes, bajo el nombre: “La Huella Invertida: Miradas de José Domingo Laso”.

El hispanismo fue una corriente cultural que buscaba exaltar la hispanidad dejando de lado el legado indígena.

La muestra está instalada en el Museo de la Ciudad, en Quito y recoge más de 200 fotos tomadas por el bisabuelo Laso.

Plantea una reflexión sobre el rol social de la fotografía y la construcción de la memoria de una sociedad y su auto representación.

“Mentalidad de una época”

BBC Mundo recorrió la muestra junto con Francois, también fotógrafo.

Laso raspaba las placas de impresión para borrar a personajes que “afeaban” sus fotos.

Su tesis de maestría de antropología visual en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales es justamente el resultado final de la investigación alrededor de los fotos de su bisabuelo.

“La fotografía no solo es la ilustración de una época. Es la forma de expresión a través de la cual se traduce la mentalidad de esa época.

“Los inicios del siglo XX eran los años del hispanismo, una corriente que surge no solo en Ecuador sino en varios países de la región, por la cual para ser modernos hay que basarse en la matriz hispánica, no en la matriz indígena”, dice el curador.

Y esa era la mirada que buscaba proyectar José Domingo Laso.

A simple vista el “borrón” de los indígenas puede pasar desapercibido. Pero si se mira con más detenimiento, se verán señales de la manipulación de las imágenes.

“El borrón se repite”

La exposición La otra huella fue presentada por el bisnieto de Laso, quien también es fotógrafo.

El recorrido por un Quito antiguo, a través de la muestra La Huella Invertida, concluye con una pared en la que se colocan preguntas para el visitante.

“¿Cómo construimos las imágenes de la ciudad y sus habitantes? ¿En la actualidad hay espacios separados, exclusivos o excluyentes en Quito?”, se cuestiona.

El curador de la exhibición dice que la exposición reúne imágenes del pasado que están tan presentes porque en realidad hay cosas que no han cambiado, que se siguen repitiendo.

“El borrón se repite de otras formas. ¿Tenemos como sociedades avances con carreteras, teléfonos, etc, pero nuestra mentalidad ha realmente cambiado? Estas imágenes buscan que las realidades de esa época se vuelvan presentes”, concluye Francois Laso. 

Leer el artículo aquí