Incendios en el Amazonas: Bolsonaro alegó desinformación y culpó a los indígenas

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, aseguró en la Asamblea General de la ONU que su país “es víctima de una de las más brutales campañas de desinformación sobre la Amazonía y el Pantanal” y culpó a los indígenas de los incendios que devastan parte de la selva y la sabana.

“Los incendios tienen lugar prácticamente en los mismos lugares, en la parte este de la selva donde agricultores locales e indígenas queman sus pequeños cultivos para sobrevivir, en áreas ya desmatadas”, dijo el mandatario en un discurso virtual grabado a raíz de la pandemia de coronavirus.

“Brasil se destaca como el mayor productor mundial de alimentos. Y por eso hay tanto interés en propagar desinformaciones sobre nuestro medio ambiente”, añadió.

En esa línea, Bolsonaro manifestó: “La Amazonía brasileña es riquísima. Eso explica el apoyo de instituciones internacionales a esa campaña respaldada por intereses oscuros a la que se unen asociaciones brasileñas, aprovechadoras y antipatrióticas, con el objetivo de perjudicar al gobierno y al propio Brasil”.

“Al arrasar la imagen internacional de Brasil tal como está arrasando nuestros biomas, Bolsonaro demuestra que su patriotismo es de fachada”, afirmó Marcio Astrini, secretario ejecutivo del Observatorio del Clima.

“Denunció una colusión inexistente entre las ONGs y las potencias extranjeras contra el país, pero al negar la realidad y sin presentar ningún plan para los problemas que enfrentamos, es Bolsonaro quien amenaza nuestra economía”, expresó Astrini.

Los incendios

Según datos oficiales, los focos de incendios y la devastación del Amazonas alcanzaron en 2019 y este mismo año las peores tasas en más de una década, y actualmente las llamas avanzan con fuerza en los vastos humedales del Pantanal, que Brasil comparte con Bolivia y Paraguay y en los que miles de animales murieron calcinados.

Entre enero y agosto, el área deforestada fue de 6.086 km2, mientras que los focos de incendio desde enero hasta el 21 de septiembre sumaban 71.673, un alza de 12% en comparación con 2019.

Y los focos del Pantanal, el mayor humedal de agua dulce del mundo, afectado por la peor sequía en 47 años, totalizaban 16.119 km2, un aumento de 185% respecto al año anterior.