Impiden el ingreso de senadores del MAS: Salvatierra dice que no renunció y reclama la presidencia

La senadora del Movimiento Al Socialismo (MAS) y presidenta del Senado, Adriana Salvatierra, denunció que ella no renunció a su banca, como trascendió en los últimos días, por lo que exigió poder ejercer sus funciones y acceder al cargo de presidenta interina como establece la línea de sucesión. Esta tarde las fuerzas de seguridad le impidieron el ingreso al recinto.

“Nosotros somos parlamentarios y necesitamos entrar a nuestra y cumplir con nuestra fuente laboral”, demandó Salvatierra desde la plaza Murillo luego de haber sido agredida por efectivos de seguridad que no le impidieron el paso. 

La funcionaria pidió explicaciones públicas para conocer de quién era la orden de no dejar ingresar a los legisladores del MAS. “Es una muestra del golpe de Estado”, gritó la dirigente desde la puerta del palacio legislativo. 

Detrás de ella se encontraban otros asambleístas y militantes del MAS que exclamaban: “Golpe, golpe”. Otros de los diputados gritaban que Salvatierra no presentó su carta escrita para renunciar a su cargo y que por eso continúa siendo la presidenta de la Cámara de Senadores. 

Consultado sobre si Salvatierra anunció su renuncia hace unos días, el legislador por el MAS Ramiro Aguilar sostuvo que “el reglamento establece que se tiene que tomar las cartas de renuncia de Salvatierra y las mismas tienen que ser conocidas por las Cámaras”. “Tienen que estar bajo conocimiento para aprobar (las renuncias)”, explicó. 

Aguilar denunció que los asambleístas del MAS fueron reprimidos con gas lacrimógeno por los policías.