Impiden a Rafael Correa formalizar su precandidatura a la vicepresidencia

A un día de que finalice el plazo para presentar las candidaturas en Ecuador para las elecciones de febrero 2021, el expresidente Rafael Correa aceptó la suya a la vicepresidencia por medio de una videollamada y a través de su hermana, Pierina Correa, pero fue rechazado por el Consejo Nacional Electoral. “Nos quieren robar la democracia”, denunció el exmandatario, quien advirtió que les están tendiendo una “trampa” para impedir su participación, tanto a él como a Andrés Arauz. 

A pesar de la vigencia del reglamento electoral que exige la presencia física para aceptar una candidatura ante el CNE, Correa, quien se encuentra en Bélgica, intentó hacerlo de forma virtual y con un poder notariado y apostillado otorgado a su hermana para que pudiera firmar el formulario de aceptación. 

Arauz sí pudo tramitar la documentación, pero cuando le llegó el turno de decir quien sería su compañero de binomio, las autoridades del CNE exigieron su presencia. Con lo cual, hasta el momento, la coalición UnesEcuador (Unión por la Esperanza) aún no tiene candidatos presentados formalizados por la CNE.

Correa anunció a través de una tablet, que llevó Pierina, que acababa de enviar al Consejo y con copia a organismos internacionales, un documento en el que aceptaba la candidatura. No obstante, ninguno de estos papeles y actos fueron tomados en cuenta por el funcionario del CNE. 

Según Arauz, la videollamada en que apareció Correa consuma el requisito establecido en el Código de la Democracia para que la precandidatura sea aceptada de manera personalísima.

Finalmente, el CNE no entregó el acta de proclamación de la precandidatura a la Vicepresidencia de Correa e indicó que el poder notariado, la firma electrónica y otros documentos deben ser ingresados por Secretaría.

Desde Bélgica, Correa dio por completado el trámite y lo mismo hizo Arauz, aunque en el CNE no existe un formulario firmado que registre y oficialice este hecho.

Por qué Correa no quiere viajar a Ecuador

Con más de una docena de investigaciones abiertas en su contra, Correa no puede llegar al país porque tiene un pedido de detención emitido por la justicia en un caso por el secuestro del político opositor Fernando Balda.

Recientemente, la confesión del exagente de Inteligencia Raúl Chicaiza expone el armado de una causa. Chicaiza aseguró que fue presionado para involucrar al exmandatario en el caso del fallido secuestro en 2012.

Por otro lado, Correa fue condenado por cohecho en un caso de sobornos, expediente en el que tiene una condena en primera y segunda instancia y que, el jueves, llegará al Tribunal de Casación.

El movimiento correísta denunció en repetidas ocasiones que tanto las investigaciones como los juicios a un sinnúmero de sus dirigentes, son parte de una persecución política del actual mandatario Lenín Moreno.

Parte de la misma persecución, señalan, son los intentos por impedir que el correísmo, y Correa en particular, puedan concurrir a los comicios.