Identidad y ciudadanía sudamericana

Latinoamérica

Unasur se consolida como una comunidad política y económica para el desarrollo de un espacio regional integrado. Representa el 70% del PIB de América Latina y el Caribe, primer productor y exportador de alimentos del mundo, con reservas de petróleo para 100 años y el 30% de fuentes de agua dulce del planeta. Es el resultado de la unión de fuerzas, más allá de las diferencias.

El Secretario General Ernesto Samper preside una reunión de Unasur - Foto: Unasur SG

Nancy Bravo de Ramsey – El Telégrafo (Ecuador)

Los doce países que conforman la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) ya nunca volverán a ser como hasta hace pocos años lo eran: dependientes en sus decisiones de gobierno. Económica y socialmente manipulables por las naciones hegemónicas. Poco industrializados y muy limitados en su desarrollo, salvo dos o tres casos. Y con mandantes alejados de su pueblo, desatendido en sus necesidades. Pero los tiempos han cambiado. Y así como ha venido sucediendo en el resto del mundo, pues es muy común que los países de una misma región o con un similar interés económico, político o bélico hayan conformado federaciones o confederaciones para unir fuerzas y atender a su modo aquello que creen les conviene, algo similar sucede en el Sur de nuestro continente, con sus comprensibles diferencias.

Unasur es una comunidad política y económica integrada por 12 países que ocupan una misma región, tienen antecedentes históricos semejantes y han soportado, a través de los tiempos, abusos de aquellos Estados con poder hegemónico. Es un organismo de ámbito internacional que busca como objetivos construir una identidad y ciudadanía suramericanas, al igual que desarrollar un espacio regional integrado en sus diferentes aspectos.  Siguiendo el orden alfabético, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela, el 8 de diciembre de 2004, durante la Tercera Cumbre Suramericana desarrollada en Cusco, concibieron la idea de crear la Unasur. Y esta decisión se mantuvo en el tiempo para luego de las gestiones requeridas -el 23 de mayo de 2008- firmar en Brasil el Tratado Constitutivo que la estructuró y oficializó, lo que está ratificado por todos sus miembros.

” Los doce países que conforman la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) ya nunca volverán a ser como hasta hace pocos años lo eran: dependientes en sus decisiones de gobierno. Económica y socialmente manipulables por las naciones hegemónicas. Poco industrializados y muy limitados en su desarrollo, salvo dos o tres casos. Y con mandantes alejados de su pueblo “

El Consejo de Jefes de Estado y de Gobierno es el órgano superior de esta unión de naciones y el encargado de establecer los lineamientos políticos, planes de acción, programas y proyectos del proceso de integración, que los tiene, muchos e importantes.

El 4 de mayo de 2010, durante la cumbre extraordinaria celebrada en Campana, provincia de Buenos Aires, se designó de manera unánime a Néstor Kirchner, expresidente de Argentina, como primer Secretario General de Unasur, por un período de 2 años. La presidencia del organismo se elige pro témpore, por el término de un año, siempre entre los mandatarios de los países miembros. Michelle Bachelet fue designada primera presidenta de Unasur, cuya Secretaría General tiene su sede permanente en la ciudad de Quito, mientras que el Parlamento Suramericano funciona en Cochabamba, Bolivia.

Reacciones diversas se conocieron cuando el mundo se enteró de la organización de Unasur, que ha unificado los esfuerzos de los 12 países que se asientan en Suramérica, poblados por 400 millones de habitantes en una superficie de 17.500 millones de kilómetros cuadrados. La región posee el 30% de fuentes de agua dulce del planeta. Es el primer productor y exportador de alimentos del orbe. Posee reservas de petróleo para 100 años. Está rodeada por los dos océanos más grandes del mundo. Tiene un medio ambiente no contaminado, amplios espacios vacíos, así como el 66% de la población de América y el Caribe y el 70% del PIB de América Latina y el Caribe.

 

Leer el artículo aquí