Humala, débil y obligado a negociar con la oposición

El gabinete de Ollanta Humala quedó debilitado tras las crisis que le generó la oposición en el Parlamento. Liderados por Alan García, los oponentes cuestionaban la influencia de la primera dama, Nadine Heredia, en la esfera ministerial. El oficialismo debió prometer que la esposa del presidente no volvería a involucrarse en cuestiones del gobierno. La resolución del conflicto tuvo un actor político particular: el escritor Mario vargas Llosa.  

 Augusto Álvarez Rodrich – La República (Perú)

René Cornejo. Logró una confianza pírrica. No obstante conseguirla, el gabinete quedó débil tras el zamaqueó parlamentario del fin de semana. La poca capacidad de operación política será un problema en un año tremendamente político: megacomisión, caso López Meneses, elecciones regionales y municipales, en un contexto de baja popularidad del gobierno. La primera declaración de Nadine Heredia que la oposición considere ‘desatinada’ producirá el estallido del gabinete. Encima, la investigación en el Congreso obstaculizará su actuación.

Nadine Heredia. La más afectada por esta crisis política. La oposición concentró su desconfianza al gabinete por el papel de la primera dama, y el gobierno se vio obligado a asegurar que ella no se va a ‘entrometer’ en el Ejecutivo. En las encuestas, 66% cree que su participación perjudica al gobierno, del cual pasó de ser su principal activo político a su mayor problema. Debe haber sufrido un fuerte golpe personal. Expectativa por conocer el rediseño de su papel en el gobierno.

Ollanta Humala. Las condiciones políticas variaron considerablemente este fin de semana. Ahora hay una oposición móvil con capacidad de articularse en determinadas circunstancias con más de setenta votos. La crisis lo deja no solo con baja aprobación sino con sangre en el ojoy la obligación de hacer política: dialogar y negociar. Ese es un terreno que no le acomoda bien.

Miguel Castilla. La salida accidentada del gabinete de César Villanueva, en la que Castilla le dio ‘el tiro de gracia político’, elevó su perfil y deterioró su imagen pública.

«Nadine Heredia fue la más afectada por esta crisis política.Mario Vargas Llosa tuvo una intervención clave en el momento clave que fue decisiva para cambiar el voto abstencionista por el de la confianza»

Pedro Cateriano. El Apra y el fujimorismo lo tienen en la mira. Quisieron sacarlo del gabinete usando a Villanueva y ahora quieren hacer lo mismo aprovechando la debilidad del gobierno. Si Humala se rinde frente a este embate, será una señal de mayor debilidad. No debe hacerlo.

César Villanueva. Su breve premierato será recordado porque fue el período en el que salieron a la superficie los principales problemas del gobierno: incorrecta estructura de toma de decisiones, excesivo protagonismo de la primera dama, y poca capacidad de acción política.

Mario Vargas Llosa. Tuvo una intervención clave en el momento clave que fue decisiva para cambiar el voto abstencionista por el de la confianza, desnudando el objetivo de Alan García de derribar al gabinete, y de hacer lo que sea necesario, para licuar la megacomisión.

Alan García. Desnudado su juego, no quedó bien parado de esta crisis política. En efecto, la megacomisión lo ha desencajado y parece dispuesto a todo para fundirla. A todo. Seguramente ya está llamando a sus periodistas amigos para pasar, este fin de semana, al contraataque.

 

Leer artículo aquí