Hitler, Durán Barba y la propaganda

Los periodistas argentinos Ricado Ragendorfer, para el sitio Infonews, y Sandra Russo, para Página 12,  escriben sobre “el exabrupto del Maquiavelo ecuatoriano”, en referencia al consultor y asesor de imagen y política Jaime Durán Barba, quien trabaja en el país para el partido Propuesta Republicana de Mauricio Macri. Dijo que “Hitler era un tipo espectacular”.

Hitler, Durán Barba y la propaganda

Bajo el título “Tácticas propagandísticas, de Goebbels a Durán Barba”, Ragendorfer habla de la paradoja del daño de imagen que este especialista en el tema se infligió a él y a su cliente, el jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

“En manos de ciertos sujetos, el libre ejercicio de la palabra suele ser una vía eficaz para dejar al desnudo el lado más infame de sus almas. Es improbable que Mauricio Macri haya pensado eso a raíz de los elogios vertidos por Jaime Durán Barba hacia Adolf Hitler y José Stalin en una entrevista publicada el 9 de noviembre por la revista Noticias. Pero todo indica que su espanto no fue menor al ver que el arquitecto de su imagen acababa de pulverizar la propia, y sólo con un puñado de vocablos. Una hazaña en el campo de la comunicación, del cual su protagonista presume ser un experto”, afirma.

El periodista resumen en pocas líneas “los recursos” heredados del ministro de Propaganda del Tercer Reich, Joseph Goebbels, que hoy son utilizados, entre otros, por el asesor ecuatoriano. “A saber: simplificar la lucha política mediante la construcción de un enemigo único; cargar sobre el adversario los propios errores y defectos; emitir argumentos nuevos a un ritmo tal que, cuando el adversario responda, el público ya esté interesado en otra cosa; instalar la impresión de que la gente piensa ‘como todo el mundo’, creando así un clima ilusorio de unanimidad. Y repetir un puñado de ideas desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. De ahí la famosa máxima goebbeliana: ‘Una mentira multiplicada mil veces se convierte en verdad’”.

“Toda semejanza entre tales tácticas y el discurso de Macri no es resultado de una casualidad. Duran Barba eso bien lo sabe”, remata.

Russo ahonda en el contexto en que fue dicha “la declaración pronazi”. “Teniendo en cuenta que a Duran Barba nadie lo sacó de contexto, lo curioso es que en las críticas que recibió el ecuatoriano muy pocos repasaron el contexto en el que lo dijo. Y no lo revisan porque no quieren quemar recursos, porque si se amplía el foco se podrá observar que las declaraciones de Duran Barba no salieron de un repollo ni de su oculta admiración por Hitler, sino de lo que el consultor de Macri sabe generar y a lo que no deja de apostar: un clima. Un clima que antecede la declaración de Duran Barba, y lo acompaña, aunque nunca yendo tan directamente al grano”.

“En esa entrevista, Duran Barba claramente habla de Hitler para demonizar a Nicolás Maduro y al fallecido presidente Hugo Chávez. Para oponerle a la legitimidad de los gobiernos venezolanos la ilegitimidad del mayor monstruo del siglo XX (aquí cabe justo una cita del escritor francés Michel Tournier, según la cual la misión social de un monstruo es mostrarse, ser visto, ofrecerse en espectáculo). Es la eterna y rastrera simplificación de la derecha, pero no de cualquier derecha, sino de la que confía en afirmarse allí donde todo sea lo mismo y nada importe un carajo. En ese clima”, precisa la periodista.

 

Leer artículo completo de Ragendorfer aquí

Leer artículo completo de Russo aquí