Circo, abuso de poder y resistencia

Argentina
Especial

La detención de Hebe de Bonafini, líder de la organización Madres de Plaza de Mayo, fue un patético show de la noticia, orquestado con alevosía y premeditación. Los medios de América Latina se hicieron eco de la orden de captura contra la defensora de los Derechos Humanos. La reacción de una multitud, que con dientes apretados frustró la intentona macrista.

Redacción- Portal Alba

En poco más de una hora miles de manifestantes llegaron, en convocatoria espontánea, para apoyar a Hebe de Bonafini, presidenta de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo, cuya detención ordenó el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi, luego de que no se presentó a declarar en la causa por el desvío de fondos del programa de viviendas Sueños Compartidos.

El mismo juez dio marcha atrás la noche de este jueves en su resolución, ante la respuesta masiva, que sorprendió a propios y extraños.

Miles de argentinos salieron a las calles en un segundo ruidazo, después del realizado el 14 de julio pasado. En todo el país el ruidazo fue masivo y superó las cifras del primero, esperando que el gobierno del presidente, el derechista Mauricio Macri, escuche y responda.

Lejos de la protesta, Macri viajó a Río de Janeiro para presenciar la inauguración de los Juegos Olímpicos. Lo sucedido poco después del mediodía, con la llegada de carros policiales para allanar la sede de Madres de Plaza de Mayo y detener a De Bonafini, fue otro disparador que hizo crecer la tensión.

De Bonafini, cercana a los 90 años, con dificultades en su marcha, presentó un escrito y envió una carta al juez en la que explicaba que no se presentaría, ya que considera que este pedido de presentación forma parte de lo que ya se califica de cacería de personas cercanas al gobierno de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y a organismos de derechos humanos.

» De Bonafini, cercana a los 90 años, con dificultades en su marcha, presentó un escrito y envió una carta al juez en la que explicaba que no se presentaría, ya que considera que este pedido de presentación forma parte de lo que ya se califica de cacería de personas cercanas al gobierno de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner «

El rumor de la orden de detención recorrió esta capital y miles comenzaron a movilizarse cuando, por otra parte, organizaciones sociales y sindicales se manifestaban contra las medidas del gobienro.

El grupo de Madres, de entre 85 y 90 años, con sus pañuelos blancos en la cabeza, se trasladó a Plaza de Mayo, donde todos los jueves mantienen una ronda, como aquellas primeras de 1977, en plena dictadura militar. En minutos una multitud llenaba la plaza y calles adyacentes. Después de leer la carta al juez, De Bonafini regresó acompañada de los manifestantes, y desde la policía federal comunicaron al magistrado que, ante esta situación, decidieron que no era oportuno detener a la dirigente social.

Redacción- Otramérica (Paraguay)

La orden de detención contra Hebe de Bonafini pretendía retenerla y que, tras pasar la noche privada de libertad, testificara mañana viernes. Eduardo Barcesat, el abogado de la presidenta de la Fundación Madres de la Plaza de Mayo, había entregado hoy en sede judicial una carta de la propia De  Bonafini en la que explicaba por qué no estaba dispuesta acudir ante la segunda citación del juez (la primera fue el 7 de julio).

Después de un breve relato sobre las injusticias que ha debido sufrir, explica: “Y llego el caso Schoklender, allí las madres con gran esfuerzo aportamos voluntariamente 60 cajas con pruebas, junto con 40 backup, y otros elementos más, primero a Oyarbide y después a ud. que ni siquiera leyeron algo de lo aportado.

Asistimos cuantas veces nos llamaron a declarar, hicimos pericias de las firmas que constataron que no eran mías, siempre a disposición por la verdad, incluso hace unos meses asistí voluntariamente a su despacho para informarme ante la indigna marcha de la causa. 

Y otra vez sufrimos en carne propia la burla, que nos castiga a todas, ancianas de 85 a 90 años, y nos condena a pagar las deudas, injustas y ajenas.

» Las Madres de la Plaza de Mayo están de frente contra el actual gobierno argentino, en cabeza de Mauricio Macri a quien Hebe de Bonafini ataca duramente por sus política antisociales. Además, las Madres han anunciado que volverán a convocar las Marchas de la Resistencia, suspendidas desde 2006, porque ‘hay que resistirle a este gobierno’ «

Las madres siempre vamos a defender los valores de solidaridad social, extender las manos a los vulnerados, por sus sueños, en este tiempo y en los que vendrán. Y vamos a luchar para que alguna vez nos enfrentemos con jueces probos que nos ayuden a sentir en nuestros cuerpos el valor de la Justicia”. 

Las Madres de la Plaza de Mayo están de frente contra el actual gobierno argentino, en cabeza de Mauricio Macri a quien Hebe de Bonafini ataca duramente por sus política antisociales. Además, las Madres han anunciado que volverán a convocar las Marchas de la Resistencia, suspendidas desde 2006, porque «hay que resistirle a este gobierno» bajo la consigna «Tierra, Techo y Trabajo» y «en apoyo a Cristina (Kirchner) y a su proyecto, que es el proyecto del pueblo”.

Redacción- La Jornada (México) 

«Quieren hacernos desaparecer, pero les va a costar un poco. No tenemos nada que ocultar, dijo De Bonafini, y acusó a la justicia de pretender que la organización “pague las deudas de otros… No sé qué va a pasar, no sé hasta dónde son capaces de llegar, pero con el mismo valor de nuestros hijos, con la misma bronca y con la misma seguridad vamos a enfrentar a esta justicia corrupta”

De Bonafini, con los ojos húmedos, pero con firmeza, sostuvo: nos podrán meter presas, pero no podrán poner preso al pensamiento, las ideas, la voluntad y las ganas de pelear… Odiaron a nuestros hijos y ahora odian a las Madres.

La dirigente expuso el momento que se vive en Argentina, en un discurso fuerte y emotivo que terminó con un contundente: ¡pará la mano, Macri!

» Después de esta extraordinaria respuesta popular a una injusticia que afectaba a un símbolo como las Madres de Plaza de Mayo, el pará la mano se escuchó especialmente ante el Congreso, uno de los lugares donde fue más compacta la manifestación del ruidazo, en advertencia a los legisladores para que vuelvan la mirada hacia el pueblo que los votó «

La citación fue la segunda en una causa en que imputaron a De Bonafini por actos que en realidad fueron cometidos por Sergio Schoklender, a quien De Bonafini protegió en su momento y que puso a manejar los fondos otorgados a Madres para la construcción de viviendas para trabajadores y familias necesitadas en el proyecto de Sueños Compartidos.

Después de esta extraordinaria respuesta popular a una injusticia que afectaba a un símbolo como las Madres de Plaza de Mayo, el pará la mano se escuchó especialmente ante el Congreso, uno de los lugares donde fue más compacta la manifestación del ruidazo, en advertencia a los legisladores para que vuelvan la mirada hacia el pueblo que los votó.

Redacción- Telesur (Venezuela)

La periodista argentina Estella Calloni catalogó de inédita las situaciones surgidas durante el Gobierno del presidente de Argentina, Mauricio Macri, luego de la detención de la activista y presidenta de la organización Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini.

Junto a Calloni, invitados especiales de teleSUR analizaron la decisión del juez argentino Marcelo Martínez de Giorgi de emitir una orden de captura contra Bonafini.

Calloni expresó que se trata de una casería contra el Gobierno anterior de Cristi
na Fernández, lo cual va «dejando en evidencia la existencia de un partido judicial» como ya lo había denunciado la exmandataria.

«Argentina está regresando a un país neocolonial, un ejercicio brutal a un ejercicio que ya habíamos superado con la lucha del pueblo», manifestó.

«Hay una falsificación de la justicia para tratar de llevar presa a personas que son símbolos de la resistencia, que podría ser una respuesta a toda la injusticia que estamos viviendo en estos momentos. Gravísima situación», denunció la periodista argentina.

» Con respecto a la orden de captura de la activista, Borón señaló que ‘si el juez tuviese una intensión firme de quererla someter a una indagación, por la edad de de Bonafini, hubiese implementado una indagación a domicilio, no había ninguna necesidad de armar todo el circo que se ha armado, precisamente para sembrar confusión’ «

Por su parte, el politólogo y sociólogo argentino Atilio Boron, condenó la distracción que ejerce el Gobierno de Macri frente a la situación que se desarrolla en el país suramericano.

¿Quién es Hebe de Bonafini?

Con respecto a la orden de captura de la activista, Borón señaló que «si el juez tuviese una intensión firme de quererla someter a una indagación, por la edad de de Bonafini, hubiese implementado una indagación a domicilio, no había ninguna necesidad de armar todo el circo que se ha armado, precisamente para sembrar confusión» y de ese modo desplazar noticias perjudiciales para el Ejecutivo argentino.

Demián Konfino- Revista PPV (Argentina)

Hebe es pueblo. Siempre lo fue. Hebe también fungió como termómetro popular cuando su pueblo empezó, insólitamente, a sentirse representado por un gobierno. El del Flaco. Hebe, despejó sus prejuicios, gambeteó las críticas y se alineó con un proyecto de país que ahora se diagramaba en la Rosada.

Y eso parece haber sido lo que no le perdonaron. Porque, convengamos, puede que sea políticamente incorrecta en algunas declaraciones. Pero, vamos, ¿Quién está a la altura moral de su pañuelo blanco de mil batallas? Los que se escandalizan con algún improperio son los mismos que se han quedado en sus casas, horrorizados, cada vez que las viejas se jugaron el pellejo por una pizca de Patria.

Por eso, con Hebe no. Con Hebe no se les ocurra. Le debemos mucho. Mi generación, la de los treinta y pico, le debemos -en buena parte- el habernos amigado con la política, con la militancia, con el otro. Siempre estuvo ella para mostrarnos el camino, cuando las dudas asaltaban.

» Hebe es pueblo. Siempre lo fue. Hebe también fungió como termómetro popular cuando su pueblo empezó, insólitamente, a sentirse representado por un gobierno. El del Flaco. Hebe, despejó sus prejuicios, gambeteó las críticas y se alineó con un proyecto de país que ahora se diagramaba en la Rosada «

Hebe consideró que debía resistir esa injusticia, ejerciendo su derecho de resistencia. Y los que le debemos mucho, la seguimos. “Traicionada la Constitución de la República y arrebatadas al pueblo todas sus prerrogativas, solo le quedaba ese derecho, que ninguna fuerza le puede quitar, el derecho de resistir a la opresión y a la injusticia.”. Lo dijo Fidel, allá lejos y hace tiempo. Lo podría haber gritado Hebe, esta tarde, en esa plaza conmovedora, rodeada de miles de compañeros que no toleramos este avasallamiento a la nación, esta provocación a la democracia.

Están envalentonados. Sacados. Tienen los bancos, los medios de comunicación y la llamada Justicia. Pero, retroceden cuando el pueblo se moviliza. La reacción espontánea de una multitud con dientes apretados frustró la intentona macrista.

Hebe nos despierta una vez más. Cerca de los 90 años, hay un faro añejo que se obstina en alumbrar la senda de la Justicia Social. Es una luz potente que no se apagará. Por más revanchistas que vengan a cobrarse la cuenta de su bravura. Porque hay una porción significativa de pueblo que ejerce el músculo de la rebelión inmediata, cuando se atreven a pasar la raya de lo admisible.

Con Hebe no.

Redacción- La Garganta Poderosa (Argentina)

No sabemos, no tenemos idea de cuántas alternativas tenía la Justicia para indagarla con cualquier motivación, pero de algo estamos seguros: ésta no era una opción. Porque hoy no vimos Justicia, hoy vimos un patético show de la noticia, orquestado con alevosía y premeditación, tal como se programa un clásico por televisión. ¿O alguien no sabía que hoy, como hace 1999 jueves, marchaban las Madres de la Plaza? Tal vez se le haya olvidado al pelotón que volvió a su casa, bajo protección de la misma industria noticiera: la humanidad que lesionaron, sigue estando ahí afuera.

Y ahora, ahora que corretean a nuestra vieja por algún callejón, elegimos contarles una historia que marcó esta organización. No bien la Garganta de Román empezó a rebotar en algunos lugares, la Policía Bonaerense nos quiso decomisar los 3 mil ejemplares, en la costa, donde muchos aprovechamos la posta para conocer el mar. “Son todos zurdos, hacelos cagar”, avisaba un efectivo desde la camioneta, alertando “los domicilios en Zavaleta”, en un circo de palos y pitos, después de apalearnos frente a los más chiquitos. Y una vez adentro del calabozo, mientras tantos hacían reposo, dos personas rompieron el silencio de todas las demás: Adolfo y Hebe, una vez más.

No sólo logró mantener el conflicto vivo: debieron destituir al jefe del operativo, aunque la lupa mediática seguía revisándonos, con la idea de terminar adjudicándonos uno de los únicos dos casilleros que las grandes corporaciones reservan para nosotros: amigos de ellos o subordinados de otros. ¿Pero saben qué? Para el pueblo, las Madres son las Madres y, si todavía no las conocen, pueden seguir googleándolas: nosotros no podemos, estamos ocupados abrazándolas.

Pues lo mejor, vino después. Custodiada por las cámaras, caminó por la tira Che Guevara, entró a nuestra redacción sin los medios, cerró la puerta y nos dijo: “Traje dos banderas, una con el pañuelo y otra con la cara de Néstor, pero como sabía que no tienen un marco partidario, preferí no abrirlas delante de los medios”. Desde entonces, ya no hubo que explicarles a nuestros peques por qué las Madres son las madres, mal que les pese a los administradores del espanto. Nadie nunca nos cuidó, nos amó y nos respetó tanto. Y sí, ¡aguante Hebe, carajo! Porque toda esa fuerza, toda tu fuerza viene de abajo.

De nosotros que no somos nadie, más que nosotros.

De nosotras, que copamos las calles cada 24.

De nosotros, que no buscamos quedar bien “con Dios y con el Diablo”.

De nosotras, que solemos quedar mal “con Dios y con el Diablo”.

De nosotros, que jamás vemos al “diablo” en una marcha por la memoria.

De nosotras, que seguro somos ignorantes.

De nosotros, que fuimos “ultra K” para algunos, por denunciar a cómplices civiles.

De nosotras, que fuimos “anti K” para otros, por denunciar a Milani y Gerardo Martínez.

De nosotros, que no publicamos publicidad de ningún tipo.

De nosotras, que nos empoderamos entre cooperativas de trabajo.

De nosotros, que nos financiamos igual cuando les cae bien, que cuando les cae mal.

De nosotras, que nos equivocamos, pero no callamos.

De nosotros, que seguro nos volveremos a equivocar.

De nosotras, que moriremos nietos de Norita y Estela.

De nosotros, que necesitamos viviendas.

De nosotras, que necesitamos Justicia en el caso Schoklender.

De nosotros, que tantas veces nos reunimos en su casa.

De nosotras, que tantas veces disentimos en democracia.

De nosotros, que no olvidamos.

De nosotras, que no perdonamos.

De nosotros, que repudiamos con este circo de lesa credibilidad…

Que viva la libert
ad, la resistencia, la transparencia y la queja:

PERO NADIE SE ATREVA A TOCAR A MI VIEJA.

Leer el artículo completo de Portal Alba aquí

Leer el artículo completo de Otramérica aquí 

Leer el artículo completo de La Jornada aquí 

Leer el artículo completo de Telesur aquí 

Leer el artículo completo de Revista PPV aquí 

Leer el artículo de La Garganta Poderosa aquí