Haití: tras el terremoto, ahora enfrenta las fuertes lluvias del ciclón Grace

Mientras Haití intenta recuperarse del sismo del fin de semana que causó al menos 1.419 muertos, el ciclón Grace atraviesa el país con fuerza y dificulta aún más las tareas de rescate entre los escombros. Los hospitales están saturados, con al menos 6.900 heridos. En medio del desastre, la ayuda humanitaria vuelve a estar en el centro de la escena.

La mayoría de las víctimas fatales se registraron en el departamento del Sur (1.133), mientras que el resto corresponden a los departamentos de Grand Anse (162), Nippes (122) y Noroeste (2).

El potente sismo también destruyó cerca de 37.300 viviendas y causó daños estructurales en otras 46.000 y en 25 centros médicos. Al menos 60.000 familias resultaron afectadas, según las autoridades.

El terremoto de magnitud 7,2 en la escala de Richter se registró el sábado pasado por la mañana, a unos 12 kilómetros de la localidad de Saint-Louis du Sud, con hipocentro a 10 kilómetros de profundidad.

(Foto: LOUISSAINT JR / AFP)

En ese contexto, llegó el lunes el ciclón tropical, que sumó más incertidumbre a los  haitianos. Las fuertes lluvias trajeron aparejadas riesgo de inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra. 

Los meteorólogos alertaron además que Grace se puede convertir en huracán a medida que se aproxime a la península del Yucatán, en México, el próximo miércoles.

Grace presenta vientos máximos sostenidos de 35 mph (55 km/h) y se mueve en dirección oeste-noroeste con una velocidad de traslación de 13 mph (20 km/h).

El dilema de la ayuda humanitaria para Haití 

Países de todo el mundo enviaron donaciones. Particularmente, los gobiernos de América Latina ofrecieron atención médica, alimentos y suministros médicos. Por caso, el lunes llegó desde México un cargamento con 15,4 toneladas de ayuda humanitaria.

El primer ministro, Ariel Henry, aseguró que todas las donaciones se están canalizando hacia las poblaciones más afectadas, a través de Protección Civil y bajo la supervisión del Centro de Operación de Urgencia Nacional (COUN).

“Habíamos decidido no seguir haciendo lo que se hizo en 2010 cuando se hicieron donaciones al país y se gastaron fondos sin ver su impacto”, dijo Henry, en alusión al devastador terremoto de 2010.

Más temprano, Henry prometió dar una mayor celeridad en las operaciones de rescate y en la atención a las víctimas a partir de este lunes.

(Foto: EFE)

A pesar de las promesas de Henry, quien asumió el cargo el 20 de julio, trece días después del asesinato del presidente Jovenel Moise, la Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos (Rnddh) criticó este lunes a las autoridades haitianas por su lentitud en la organización de la ayuda destinadas a las víctimas.

Los afectados “están completamente abandonados a su suerte” y “algunos ya han empezado a tomar medidas personales para buscar tiendas de campaña para resguardarse del mal tiempo y satisfacer sus necesidades diarias”, agregó la organización.

Para la Rnddh, “este escenario recuerda dolorosamente” a los terremotos del 12 de enero de 2010 y del 6 de octubre de 2018, que afectaron respectivamente a algunos municipios del Oeste, del Sureste y de Nippes, por un lado, y a algunos municipios del Noroeste y de Artibonite, por otro.