Guatemala se declaró como “la capital Provida de Iberoamérica” con una ley contra el aborto y la comunidad LGBT+

En una semana marcada por el Paro Internacional de Mujeres Trabajadoras en todo el mundo, Guatemala aprobó una ley que va en contra del derecho al aborto, de los derechos de la comunidad LGBT+ y hasta de la educación sexual. El presidente Alejandro Giammatei coronó todas estas medidas regresivas con la declaración del país como “Capital Provida de Iberoamérica” durante un congreso cristiano. Los colectivos feministas salieron rápidamente a las calles para repudiarlo. 

El Congreso de Guatemala decidió endurecer las condenas para restringir el derecho al aborto, prohibir el matrimonio entre personas del mismo sexo, además de la educación sobre diversidad sexual, a través de una ley aprobada en pleno Día Internacional de la Mujer.

La “Ley para la Protección de la Vida y la Familia” sanciona con hasta 10 años de cárcel a “la mujer que causare su aborto o consintiere que otra persona se lo cause”. Actualmente la pena en este, uno de los países que más criminaliza al aborto, era de tres años. 

Por otro lado, el proyecto va en contra también de la comunidad médica que garantiza interrupciones de embarazos porque castiga con prisión de hasta 50 años al responsable de un “aborto o de maniobras abortivas efectuadas sin consentimiento de la mujer” y que causen la muerte de ésta, un delito considerado como un “aborto calificado”. 

La ley además reforma el Código Civil para dejar en claro que “se prohíbe expresamente el matrimonio entre personas del mismo sexo” en Guatemala.

Igualmente “prohíbe a las entidades educativas públicas y privadas promover en la niñez y adolescencias políticas o programas que tiendan a desviar su identidad según su sexo al nacer”.

Un Congreso para celebrar un país celeste

Horas antes, Giammatei y hasta la misma presidenta del Congreso,  Shirley Rivera, participaron de la designación de Guatemala como “Capital Provida de Iberoamérica” por parte del congreso religioso tuvo lugar en la Plaza de la Constitución y en el Palacio Nacional de la Cultura (sede del Gobierno), en el centro de la Ciudad de Guatemala.

“¿Qué pasaría si nos uniéramos? Hoy este evento es una invitación a unirnos en proteger la vida desde su concepción hasta la muerte natural en sus cinco etapas”, aseguró el mandatario guatemalteco durante su intervención en el evento.

Giammattei afirmó que ese era un “día especial” para el país centroamericano, que hará “todo lo posible por respetar la vida desde su concepción” y pidió a la población que “en lugar de protestar nos unamos en construir esa Guatemala diferente que todos queremos”.