Guatemala declara emergencia sanitaria por una plaga de langostas

Guatemala declaró esta semana una emergencia sanitaria debido al “incremento significativo” de una plaga de langostas presuntamente proveniente de México, que puede golpear la agricultura, según informó el gobierno. La emergencia fitosanitaria se debe a la presencia de la langosta voladora identificada científicamente como Schistocerca piceifrons piceifrons (Walker) que ya afecta el departamento de Petén, al norte de la capital guatemalteca.

El documento indica que la plaga es “devastadora para la agricultura nacional y representa una amenaza para la seguridad alimentaria de la población guatemalteca con capacidad de destruir cultivos en un tiempo sumamente corto”, con desplazamientos de grandes distancias en un día.

Aunque por el momento solo está presente en Petén, fronterizo con México, el acuerdo es de ámbito general y aplica a todo el territorio de Guatemala.

Ante ello, se integró una comisión específica con funcionarios del Ministerio de Agricultura para tratar el tema. La medida estará vigente por seis meses a partir de este lunes, cuando fue publicado oficialmente en el diario oficial.

El pasado 12 de enero, El Salvador se declaró vigilante ante el posible ingreso a su territorio de una plaga de langostas proveniente de México y que también se desplazaba por Guatemala.

Una manga de la también llamada langosta centroamericana, según las autoridades de agricultura, tiene la capacidad de migrar más de 150 kilómetros diarios.

A su paso, esos voraces insectos atacan cultivos de granos básicos y a unas 400 especies de plantas, por lo que “podrían ocasionar daños o pérdidas” en el país, sostuvo en ese entonces el Ministerio de Agricultura salvadoreño.

Centroamérica, con cerca de 50 millones de habitantes en 520.000 km2, ha sufrido desde hace siglos graves daños económicos por las invasiones de langostas.