Guaidó lanzó su plataforma “Plan País” y denunció intimidaciones

El autoinvestido presidente interino de Venezuela, el opositor Juan Guaidó, presentó su plan de gobierno, que tiene como ejes cuatro promesas: atender la emergencia humanitaria (salud, alimentos), “frenar en seco la inflación”, reactivar la industria petrolera y restablecer los servicios públicos. Además, el parlamentario denunció este jueves intimidaciones hacia él y su familia por parte de cuerpos de élite de seguridad.

“No me van a amedrentar”, dijo a la prensa el líder opositor, de 35 años, con su hija de 20 meses en brazos, a las puertas de su casa en Caracas. Al poco tiempo, Estados Unidos, que reconoce al presidente de la Asamblea como gobernante y no al presidente Nicolás Maduro, advirtió que habrá “serias consecuencias” si el gobierno toma medidas para “dañar” al opositor.

Previamente, lanzó su “Plan País” en el auditorio de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Central de Venezuela, en Caracas. “Durante mucho tiempo hemos escuchado que no hay un plan, este Plan es el fruto de mucho trabajo, de mucho sacrificio, no tenemos muchos recursos pero sí el talento, reconocer que todos somos necesarios para un plan que logre resultados”, manifestó el opositor.

Guaidó pidió este jueves el apoyo de más Gobiernos, instituciones y demócratas “de todo el mundo” para forzar un cambio en su país “con el mínimo derramamiento de sangre”, una transición para la que admite necesitar de “contingentes militares clave” de Venezuela. Al mismo tiempo, adelantó que seguirá “la protesta sistemática, organizada y mantenida hasta que termine la dictadura”.

El economista y diputado José Guerra, uno de los gestores del plan de Guaidó, prometió que, además de frenar la hiperinflación y la emisión de dinero sin respaldo, se dictará una nueva política cambiaria y se renegociará la deuda externa, estimada en unos 150.000 millones de dólares.

“Próximamente haremos anuncios de cuándo llegará la ayuda humanitaria a nuestro país”, aseguró por otro lado el mandatario. Washington dijo tener listos 20 millones de dólares para entregar en alimentos y medicinas, pero Maduro, que atribuye la escasez a sanciones estadounidenses, sostiene que la ayuda humanitaria es la puerta a una intervención militar.

Previamente, el autoproclamado jefe del Ejecutivo venezolano admitió haber tenido “reuniones clandestinas con miembros de las fuerzas armadas y las fuerzas de seguridad”, y aseguró que “hemos ofrecido amnistía a todos los que no son culpables de crímenes de lesa humanidad”.

“El retiro de apoyo por parte de los militares del señor Maduro es crucial para permitir un cambio en el Gobierno, y la mayoría de los que están en servicio están de acuerdo en que los últimos problemas del país son insostenibles”, apuntó Guaidó tras afirmar que al menos “la transición requerirá del apoyo de contingentes militares clave” de Venezuela.