«Gracias por salvarme la vida», Evo Morales llegó a México

Evo Morales ya está en suelo mexicano como refugiado político, tras un accidentado viaje de 15 horas. El expresidente aceptó la oferta de asilo político de Andrés Manuel López Obrador pero Bolivia, Ecuador y Perú le negaron permisos aéreos que dificultaron su llegada. “Gracias a México, a sus autoridades, pero también quiero decirles que mientras tenga la vida seguimos en política; sigue la lucha”, manifestó Morales a poco de aterrizar.

En su primer discurso político desde su salida del país, Morales denunció que la presión de la derecha por deponerlo se explica por sus raíces “ideológicamente antiimperialistas”. “Si algo de delito tengo es ser indígena, si algo de pecado es que hemos implementado programas sociales para los más humildes buscando la igualdad, la Justicia social”, agregó.

Morales fue recibido por el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, quien dijo que «el día de hoy es un día de alegría» y aseguró que el expresidente boliviano gozará en México de «libertad, seguridad, integridad y protección de su vida». A su turno, el expresidente agradeció profundamente a López Obrador y a su gobierno. “México me salvó la vida”, resaltó.

El exmandatario contó que el sábado pasado, durante su viaje desde La Paz hacia Cochabamba, un miembro del equipo de seguridad le mostró mensajes que daban cuenta de un plan de ataque en su contra.

“Con mensajes y llamados telefónicas pidieron que le entregaran a Evo a cambio de 50 mil dólares”, dijo en un video que luego fue publicado en las redes sociales por Ebrard.

Acompañado de su vicepresidente, Álvaro García Linera y su ministra de Salud, Gabriela Montaño, quienes viajaron en el mismo avión, se mostró afectado pero no derrotado. Y arremetió contra el «golpe de Estado» que vivió en su país tras su triunfo en los comicios del pasado 20 de octubre. “Al golpe cívico político se sumó la Policía nacional”, dijo luego al narrar el desenlace del fin de semana, cuando las fuerzas le pidieron su renuncia.

Los países que le negaron el paso al avión

Evo Morales estuvo al menos 15 horas dentro del avión FAM3916 cedido por López Obrador para llevarlo a México, un retraso de ocho horas del vuelo pactado. Las complicaciones surgieron, sobretodo, por el intempestivo rechazo de permisos de algunos países latinoamericanos que se habían comprometido a ayudarlo.

Ya el avión en Asunción, México consiguió permiso para que Perú al menos lo dejara volar por su espacio aéreo, luego de que se negara a permitir su descenso para recargar combustible. También habían negociado una autorización en Ecuador, país que luego también la dio de baja. Antes de partir, además, Bolivia se negó a que la aeronave pasara por su espacio aéreo nuevamente.

Entonces la diplomacia mexicana y brasileña «consiguieron el permiso para poder volar en la línea fronteriza entre Bolivia y Brasil».

No fue todo. «Hubo que rodear Ecuador porque ya estando en vuelo les dijeron que no les permitían sobrevolar el espacio aéreo y que lo iban a revisar, entonces hubo que rodear y entrar a aguas internacionales», concluyó Ebrard.