"Fuera golpistas, fuera"

Ecuador

Una movilización multitudinaria en defensa de la Revolución Ciudadana tomó las calles. Por otro lado, los embates contra el gobierno de Rafael Correa se agravan. Con los ojos inyectados de odio la oposición desaforada arenga a sus adeptos para que tumben al mandatario. Este es el panorama que vive el Ecuador de hoy y que se agravará posiblemente con la llegada del Papa Francisco.

Rafael Correa se dirige a la movilización popular- Foto: El Ciudadano

Redacción- El Ciudadano (Ecuador)  

“Aquí está su compañero Presidente, para apoyarlos en la lucha”, aseguró el Primer Mandatario, Rafael Correa, en uno de sus saludos a los miles de ecuatorianos que llenaron la Plaza de la Independencia, en el corazón de la capital de los ecuatorianos.

El Jefe de Estado agradeció por la extraordinaria respuesta que tuvo su convocatoria. Él explicó que la intención del Gobierno era no movilizar a sus simpatizantes por la próxima llegada del Papa Francisco. No obstante, sectores de oposición organizaron movilizaciones en Quito e informes de Inteligencia policial aseguraron que buscaban generar el caos para tratar de desestabilizar al Régimen.

La respuesta de los miles de ecuatorianos que lo escuchaban en la Plaza Grande fue el grito: “fuera golpistas, fuera”. Las muestras de rechazo a los actos de violencia de la oposición fueron muchas en la concentración. Llevaban carteles con frases de repudio a Andrés Páez, Jaime Nebot, Mauricio Rodas, entre otros políticos.

El Presidente Rafael Correa recordó que él fue elegido por una arrolladora mayoría de ecuatorianos (más de cinco millones de votos y triunfo en una sola vuelta); por lo que no hay que atender a los gritos de la oposición que pide su salida. El Mandatario repitió su mensaje a la oposición para encontrarse en las urnas.

 

Jaime Galarza Zavala- El Telégrafo (Ecuador) 

Lo proclaman a gritos, con los ojos inyectados de odio, la boca echando espuma: “¡Hay que tumbarle a este…!”. Nada de esperar el 2017 para enfrentarlo en las urnas. Hay que tumbarlo ya, sin pérdida de tiempo, ahora que está golpeado por los plantones y las marchas, por los errores del Gobierno y de la Asamblea, por la inoperancia de Alianza PAIS y de sus líderes. Ahora que la ‘prensa corrupta’ ha recuperado un poquito de credibilidad poniéndose al lado de toda clase de reclamantes.

Así piensa y en esa dirección actúa la ‘contra’ nacional, que nos recuerda aquella ‘contra’ que bañó de sangre a Nicaragua para acabar con la Revolución Sandinista. ‘Contra’ nacional que es parte de la continental manejada por la CIA y el Pentágono, los dos brazos asesinos de Norteamérica, golpeados aquí severamente por Rafael Correa cuando recuperó la base de Manta para la soberanía ecuatoriana, expulsó del país a esos dos gringos con cobertura diplomática y a la mismísima Heather Hodges, la embajadora metiche, y luego al grupo militar estadounidense que operaba desde la embajada con 50 asesores gringos metidos hasta en la sopa de nuestras Fuerzas Armadas. Esto además de la campaña de dignidad nacional bajo el lema ‘La mano sucia de Chevron’. Acciones todas ellas consideradas de lesa majestad por el imperio, y que le hacen acreedor de la horca al Presidente de los ecuatorianos.

” Lo proclaman a gritos, con los ojos inyectados de odio, la boca echando espuma: “¡Hay que tumbarle a este…!”. Nada de esperar el 2017 para enfrentarlo en las urnas. Hay que tumbarlo ya, sin pérdida de tiempo, ahora que está golpeado por los plantones y las marchas, por los errores del Gobierno y de la Asamblea, por la inoperancia de Alianza PAIS y de sus líderes “

Correa debe, pues, pagar por todo aquello. Y no solo Correa: todos cuantos le apoyan, especialmente los componentes de la lista LINX, lista que en nuestro país y en cualquier otro de América Latina mantiene la CIA y que la integran los “cien elementos más peligrosos para la seguridad nacional de Estados Unidos”.

Todo lo cual se agravó en 2008, cuando el presidente Correa desarmó la Dirección de Inteligencia Militar y la UIES policial, nidos de espías y agentes a sueldo de la embajada, que luego hicieron causa común con el 30-S y que hoy empujan descaradamente la corriente ‘Fuera Correa, fuera’.

En cuanto a los integrantes de la ‘contra’ criolla, hay que diferenciar a sus componentes: hay los fascistas de convicción, amantes de la violencia; los mercenarios locales y venezolanos, amantes de la plata; los ambiciosos de figuración, los resentidos, los honestamente decepcionados, y la gente del montón, esas ingenuas e ingenuos ecuatorianos a quienes los vivos les aplican sabiamente el ‘pendejómetro’ para que salgan a defender en las calles las herencias, las plusvalías y la evasión de impuestos de los millonarios que les explotan y despellejan.  

Y claro, agazapados dondequiera están los ‘quintacolumnistas’ encargados de espiar casa adentro, sabotear obras, incrementar la corrupción y procurar medidas que aumenten el descontento popular, echando leña al fuego.

Este es el panorama que vive el Ecuador de hoy y que se agravará (plantones, desinformación, francotiradores) cuando el papa Francisco se haya despedido de nuestra tierra, alumbrada por una titilante y débil luz de esperanza.

 

Niko Schvarz- La República (Uruguay) 

El pasado jueves 25 de junio, junto con la presidenta del Frente Amplio, senadora Mónica Xavier, tuvimos el gusto de recibir en la Comisión de Asuntos y Relaciones Internacionales del Frente Amplio (Carifa) a la joven presidenta de la Asamblea Nacional de Ecuador, Gabriela Rivadaneira, integrante de la bancada de Alianza País, la formación política del presidente Rafael Correa, la mayor en el organismo parlamentario unicameral del “país de la mitad del mundo”.

La parlamentaria se entrevistó también con el presidente de la Cámara de Diputados, Alejandro Sánchez, y con el presidente del Senado, Raúl Sendic, y trajo un mensaje del presidente de Ecuador, Rafael Correa, de fortalecer los lazos de su país con Uruguay y de promover la formación de un Parlamento de la Unasur.

Sobre esto último, hizo referencia a dos aspectos: la posibilidad de implantar una ciudadanía regional y la de generar intercambios en materia de legislación comparada “que nos van a servir mucho –señaló- ya que nuestros países han estado impulsando políticas que buscan la justicia social y la redistribución de la riqueza, temas que nos hemos planteado como debate regional”.

Informó que con los presidentes de ambas ramas del Parlamento uruguayo habían acordado analizar un documento que contenga el reglamento y el estatuto constitutivo del futuro parlamento regional de la Unión de Naciones Suramericanas, Unasur.

” En la reunión con la Carifa analizó en particular la durísima lucha en que está empeñado el gobierno de Rafael Correa por llevar adelante una serie de medidas progresistas, que están siendo enfrentadas por una oposición desaforada, que ha realizado manifestaciones con alto grado de violencia en varias ciudades de primera importancia, al estilo y con el modelo de lo que acontece en Venezuela “

En la reunión con la Carifa analizó en particular la durísima lucha en que está empeñado el gobierno de Rafael Correa por llevar adelante una serie de medidas progresistas, que están siendo enfrentadas por una oposición desaforada, que ha realizado manifestaciones con alto grado de violencia en varias ciudades de primera importancia, al estilo y con el modelo de lo que acontece en Venezuela.

Estas medidas de justicia social, expresadas en proyectos de ley, son un impuesto a las herencias y un impuesto a la plusvalía, teniendo en cuenta de que en Ecuador el 2% de
la población concentra en alto grado la mayor parte de la riqueza, frente al 98% restante.

La Ley Orgáníca para la Redistribución de la Riqueza se propone gravar en forma progresiva el patrimonio heredado, evitando la evasión de los grandes contribuyentes. La Ley de Plusvalía grava las ganancias extraordinarias, fruto básicamente de la especulación inmobiliaria.

Las manifestaciones violentas se efectuaron en los días en que el presidente Correa estaba en Bélgica, participando en una trascendente reunión de la Unasur con la Comunidad Europea, y tuvieron lugar por ejemplo en Guayaquil, que está gobernada por un prominente miembro de la derecha políticay candidato presidencial fracasado, el alcalde Jaime Nebot.

Lo mismo aconteció en la capital, Quito, en la noche del jueves 25 de junio, con participación del alcalde Mauricio Rodas, y en otras ciudades también gobernadas por figuras de la oposición.

” El peligro que está planteado es, al igual que en Venezuela, el de una restauración conservadora al estilo de la preconizada por Capriles. O, para mencionar los antecedentes ecuatorianos, el golpe de Estado policial y secuestro de Correa del 30 de setiembre de 2010, que fue desbaratado por la movilización masiva del pueblo, la actuación de las fuerzas militares leales y la valentía del propio presidente “

En Quito, las fuerzas leales al gobierno, junto al vicepresidente en ejercicio Jorge Glas y el canciller Ricardo Patiño montaron guardia ante el Palacio presidencial de Carondelet para evitar que fuera asaltado por los manifestantes opositores, los cuales procuran el derrocamiento de Correa y el rechazo de los dos proyectos de leyes mencionados.

El peligro que está planteado es, al igual que en Venezuela, el de una restauración conservadora al estilo de la preconizada por Capriles. O, para mencionar los antecedentes ecuatorianos, el golpe de Estado policial y secuestro de Correa del 30 de setiembre de 2010, que fue desbaratado por la movilización masiva del pueblo, la actuación de las fuerzas militares leales y la valentía del propio presidente.

Ahora, Correa defendió sus proyectos evocando las palabras del Papa Francisco, según el cual el problema de la pobreza no se debe a la escasez de recursos, sino a la inequidad. Asimismo, emplazó a la oposición a medirse en las elecciones, fijadas para el 2017, recordando que en las anteriores obtuvo victorias contundentes.

A la vez, Alianza País está reforzando su política de unidad. Gabriela Rivadaneira informó de alianzas con el Partido Comunista y el Partido Socialista y dijo que procuran constituir un “Frente Unido”, con el ejemplo del Frente Amplio uruguayo ( y acotó que otro tanto sucede en Colombia ).

Este es el momento de recordar dos actitudes del presidente Correa. La primera, su acusación contra la multinacional Chevron-Texaco, culpable de la destrucción de grandes extensiones selváticas y de contaminar tierras y ríos de la provincia de Nueva Loja. La segunda, su certera definición, que es bandera de las fuerzas progresistas del continente, de que América Latina vive hoy, no solo una época de cambios, sino un cambio de época. 

 

Roberto Follari- El Telégrafo* (Ecuador) 

Algunos pronostican desórdenes en la visita del Papa al Ecuador; o, cuanto menos, visibles acciones antigubernamentales. Seguro que hay quienes, más que pronosticar, promueven esa clase de actos, enancados en las movilizaciones habidas durante las últimas semanas, algunas de las cuales han resultado singularmente beligerantes.

El mensaje papal de Francisco ha articulado la promoción de la paz social con la defensa de los sectores sociales más pobres. Esto último es propio de gobiernos presentes en varios de los países a visitar próximamente por el Papa (Bolivia, Ecuador, Cuba), al margen de las diferencias de regímenes políticos que hay en cada caso. Un cambio social en favor de lo popular y los de abajo realizado en democracia y en paz emergen del discurso y de la acción de Francisco, lejos de enfrentamientos estériles y -sobre todo- de la acción de los poderosos para sostener sus privilegios.

¿Cabrá que los seguidores del Papa y de su Iglesia se le opongan en los hechos al Pontífice? ¿Cabrá que en nombre del catolicismo se haga, como en peores tiempos para esta religión, la apología de las derechas ideológicas, el servicio a los de arriba, la diatriba contra los gobernantes legítimos y elegidos según todos los mecanismos de la democracia?

 

Leer el artículo de El Ciudadano aquí 

Leer el artículo de El Telégrafo aquí 

Leer el artículo de La República aquí

Leer el artículo completo de El Telégrafo* aquí