Gobierno de Peña Nieto: Exdirector de Pemex promete destapar graves casos de corrupción

El exdirector de Pemex Emilio Lozoya responderá este viernes ante un juez las acusaciones de varios casos de fraude y corrupción, que amenazan con salpicar directamente a varios miembros del gobierno de Enrique Peña Nieto. Vinculado al caso Odebrecht, Lozoya llegó extraditado desde España con la promesa de colaborar en la investigación sobre los sobornos que habría recibido, presuntamente destinados a la campaña del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que llevó a Peña Nieto a la presidencia de México en 2012. 

El caso Lozoya es el centro de la batalla anticorrupción del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien busca develar los delitos cometidos presuntamente por el gobierno anterior.  Lozoya está acusado de un presunto fraude de 280 millones de dólares en la compra de una planta de fertilizantes y por haber recibido millones de dólares en sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

Lozoya, un economista con vasta experiencia internacional y miembro de una familia con profundos lazos con el poder en México, fue detenido el 12 de febrero en Málaga (España), tras meses de haber estado prófugo.

“Esta extradición voluntaria va a ayudar mucho para ir purificando la vida pública, limpiando de corrupción el país”, afirmó este jueves el presidente en su conferencia matutina.

López Obrador confía en que los trapos sucios de Lozoya permitirán destapar los supuestas artimañas que habrían llevado al peñanietismo a instrumentar reformas estructurales como la energética, que privatizó el sector tras décadas de monopolio estatal. “Va a hablar de Odebrecht y de otro tipo de ilícitos. Va a ser algo interesante, importante”, apuntó el mandatario.

Lozoya tiene, al parecer, en sus manos grabaciones de supuestos sobornos relacionados con la aprobación de la reforma energética, por las que podría ser directamente juzgado el expresidente.

El titular de la investigación, Santiago Nieto, develó recientemente que está analizando tramas de corrupción en el Gobierno de Peña Nieto y aseguró que Peña Nieto será denunciado si se hallan indicios que lo vinculen. No obstante, López Obrador aclaró más de una vez que solo lo investigará si los mexicanos lo decidían en una consulta ciudadana.

Temblor político

En las últimas horas importantes figuras políticas opinaron sobre la llegada de Lozoya.

Provocará un “temblor político” que sacudirá el país, dijo Ricardo Monreal, líder en el Senado del oficialista Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

El actual gobernador del estado de Puebla, Miguel Barbosa, hoy de la formación Morena pero antes senador por el izquerdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), aseguró no tener estrechos lazos con Lozoya.

Pero otro miembro de Morena, el senador suplente Alejandro Rosas Díaz Durán, publicó una fotografía de Barbosa sonriente junto a Lozoya y otros altos funcionarios del Ejecutivo anterior.

“Barbosa es un corrupto. Se hizo millonario con Enrique Peña Nieto al votar a favor de casi todas las reformas”, dijo.

Xóchitl Gálvez, del conservador Partido Acción Nacional (PAN), esperó que Lozoya “diga lo que tiene que decir” pero sin buscar deliberadamente “enlodar” a políticos de su partido.