“Fuera Giammattei”, siguen las protestas en Guatemala tras un fin de semana marcado por el fuego

Decenas de guatemaltecos volvieron a manifestarse este lunes para pedir la renuncia del presidente Alejandro Giammattei y de los diputados que aprobaron el Presupuesto 2021. La imagen del Congreso prendido fuego por los manifestantes recorrió el mundo durante el fin de semana. Tras las masivas protestas, el Parlamento de ese país suspendió la polémica iniciativa. No obstante, los ciudadanos siguen en las calles para visibilizar sus reclamos. 

Todo comenzó el martes, cuando el Congreso, en su mayoría integrado por el oficialismo y partidos afines a Giammattei, aprobó un presupuesto para 2021 de casi 12.800 millones de dólares, el más alto en la historia del país.

Varios sectores criticaron que el proyecto privilegiaba el desarrollo de infraestructura, para beneficio de las constructoras, mientras desestimaba el combate a la pobreza, que afecta al 59,3% de los casi 17 millones de habitantes, según cifras oficiales, así como la educación y la salud, cuando la pandemia deja más de 4.000 muertos y casi 120.000 contagios en el país.

El sábado, miles de guatemaltecos se manifestaron pacíficamente para pedir la renuncia de Giammattei, pero otros se dirigieron a la sede del Parlamento e incendiaron varias oficinas tras romper ventanas para ingresar.

Las llamas en el palacio Legislativo recorrieron los portales de los principales medios del mundo. Como consecuencia del fuego, la Cruz Roja atendió a varias personas por intoxicación. 

En paralelo, se realizó otra protesta pacífica frente al antiguo palacio de gobierno, en el centro histórico de la capital y cercano al Congreso, donde los manifestantes exigían la renuncia del mandatario.

Con banderas azul y blanco del país y pancartas con lemas como “No más corrupción”, “Fuera Giammattei” y “Se metieron con la generación equivocada”, los manifestantes llenaron la plaza central frente al antiguo palacio de gobierno en la capital. 

La jornada de protestas dejó como resultado al menos 37 detenidos que fueron traslados a los Juzgados, de acuerdo al ministro de Gobernación de Guatemala, Gendri Reyes. Además, 22 personas resultaron heridas en los enfrentamientos con la Policía Nacional Civil (PNC).

No obstante, este lunes cerca de medio centenar de guatemaltecos volvieron a pedir la renuncia del presidente frente al antiguo palacio de gobierno. Se esperaba que el anuncio del Congreso de suspender el trámite legislativo del proyecto generara cierto alivio en las calles pero no fue así. 

La manifestación fue nuevamente convocada por diversos sectores, principalmente el estudiantil y, pese a que disminuyó en cantidad, mantuvo su presencia por tercer día consecutivo, un hecho prácticamente sin antecedentes recientes en Guatemala, incluso con la caída en 2015 por corrupción del Gobierno de Otto Pérez Molina (2012-2015).

El Presupuesto que no fue 

En la madrugada del lunes, el presidente del Congreso de Guatemala, Allan Rodríguez, anunció que se iba a dar marcha atrás al presupuesto del Estado 2021. Rodríguez informó de la decisión en un mensaje pregrabado en compañía de otros 16 diputados de varios bloques aliados al oficialismo del partido Vamos (de Giammattei), divulgado al filo de la media noche.

“Hemos acordado suspender el trámite del presupuesto de ingresos y egresos del Estado para 2021”, señaló Rodríguez, quien añadió que “en consecuencia dicho Decreto no será remitido al Organismo Ejecutivo”.

Sin embargo, el presidente del Congreso no se refirió a los cambios que se realizarán al mismo para su envío al presidente Giammattei antes de diciembre, como contempla la ley.

Además, la diputada de oposición, Lucrecia Hernández Mack, advirtió en un mensaje en sus redes sociales de que legalmente “ni la Junta Directiva (del Congreso) ni sus bloques tienen la potestad de archivar una ley aprobada por el pleno” e instó a la población a no dejarse engañar por las autoridades parlamentarias.

La preocupante intervención de la OEA

Mientras el Congreso se prendía fuego, Giammattei no tuvo mejor idea que  “invocar la Carta Democrática Interamericana”y pedir la intervención de la OEA ante “los gravísimos sucesos ocurridos en los últimos días”. 

La Carta Democrática Interamericana es un instrumento jurídico aprobado en 2001 que busca preservar “la institucionalidad democrática” en el continente mediante la Organización de Estados Americanos (OEA).

En su artículo 20, la carta establece que el secretario general o cualquier Estado miembro de la OEA puede solicitar la convocatoria inmediata del Consejo Permanente de la entidad cuando en un país miembro “se produzca una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático”.

El Gobierno de Giammattei alegó que tomó la decisión de convocarla “ante la grave amenaza institucional” en la que se encuentra la nación centroamericana y destacó que eligió “recurrir a la comunidad internacional” en busca de “apoyo” para “la preservación de la democracia en Guatemala”.

Su propio vicepresidente, Guillermo Castillo, salió a cuestionarlo. El funcionario advirtió que Giammattei se precipitó al convocar a la OEA y dijo además que en la actualidad los golpes de Estado “se los dan los mismos gobernantes con sus reiterados actos de corrupción”.

“Los golpes de Estado ya no los da la población. Los golpes de Estado en muchos de los países que ustedes conocen se los dan los mismos gobernantes con sus reiterados actos de corrupción y con su intolerancia para poder platicar con la población”, denunció Castillo.