Filtración de chats del gobierno desató un caos político en Puerto Rico

Una cadena de chats desató una crisis política en Puerto Rico, tras la filtración de los mensajes obscenos, misóginos, homofóbicos y despectivos del gobernador Ricardo Rosselló sobre periodistas, políticos, activistas y artistas. Miles de puertorriqueños reclamaron su destitución en una masiva manifestación, que culminó con diez heridos por la represión policial y tres detenidos. La convocatoria había sido apoyada por cantantes locales como Daddy Yankee, Bad Bunny y Residente.

El escándalo se destapó el sábado por la noche, cuando el Centro de Periodismo Investigativo divulgó 889 páginas del chat de miembros del Ejecutivo, en los que Rosselló y su equipo de colaboradores usan palabras como «puta», «HP» -que se sobreentiende es hija de puta-, «gatita» y «dama» en referencia a varias funcionarias.

En el chat se hace alusión además a un «cuarto de guerra», una forma coloquial de referirse a una forma de atacar a entidades, grupos o individuos críticos con el Gobierno e, incluso, incluyen bromas sobre los muertos por el huracán María de 2017.

En los mensajes se aprecia, también, el uso de palabras soeces y expresiones homofóbicas contra dirigentes de la oposición, como el senador Aníbal José Torres, presidente del Partido Popular Democrático (PPD, quien acusó al gobierno de tener una “conducta discriminatoria, irrespetuosa e imprudente”.

Otros de los comentarios hirientes es el que dirige el director ejecutivo de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf), Christian Sobrino, contra el cantante Ricky Martin, de quien dice que «es tan machista que se folla hombres pq las mujeres no dan la talla. Puro patriarcado».

Los chats generaron una gran conmoción social y política. Ayer, la oposición dio los primeros pasos en el Congreso para promover la destitución de Rosselló, a través de los mecanismos que establece la Constitución para ese proceso en las cámaras legislativas. La indignación de la sociedad se condensó en una masiva manifestación en las afueras de La Fortaleza, la casa de la gobernación en la capital, San Juan.

«Voy a bajar pa’ la isla y me gustaría verlos conmigo y con los que ya salieron pa’ la calle!! Esta gente piensa que tenemos miedo y vamos a demostrarle que están bien equivocados!! Vamos pa’ encima puñeta!!!», afirmó por su parte el cantante Bad Bunny en su cuenta de la red social Twitter.

Tras la difusión de estos mensajes, el también artista René Pérez Joglar, conocido como Residente, le contestó a través de la misma red social: «nos vemos allá».

«Residente» se había unido el sábado a través de un comunicado a las voces que solicitan la renuncia del gobernador de Puerto Rico. «Este Gobierno ya perdió el respeto de todo un país. Si no renuncia lo vamos a sacar», dijo.