Fiebre de autocines en Brasil como alternativa ante el coronavirus


Son varios los proyectos de autocine que proliferan en todo Brasil en medio de la pandemia, ante la imposibilidad de abrir las salas de cine y los teatros. Para evitar el contagio masivo pero sin embargo recuperar una parte de la rutina de “ir al cine”, surgieron en varios puntos de San Pablo iniciativas que permiten a los cinéfilos ver una selección de éxitos y clásicos sin salir de los autos.

En esta, una de las ciudades más golpeadas por la Covid-19 de todo el país, organizaron una reconversión del Memorial de América Latina, un gigante complejo ubicado en el centro de Sao Paulo e ideado hace tres décadas por el antropólogo brasileño Darcy Ribeiro. Cientos de autos participaron de la reapertura del lugar. Las entradas se pusieron en venta con reserva y se agotaron a las pocas horas los lugares para las próximas cuatro semanas.

Sin salir de sus vehículos, los cinéfilos vieron una selección de éxitos y clásicos como «Apocalypse Now», en momentos en que las salas de cine de todo el país se encuentran cerradas por el avance del coronavirus, que ya deja 955.377 casos y 46.510 muertos

«Es mi primera vez. Creo que es una oportunidad óptima para tener un alivio. Es una opción de entretenimiento fuera de lo común y para nosotros, que somos unos enamorados del cine, es una experiencia nueva», señaló Fabio, de 25 años, un administrador de empresas que fue acompañado de su pareja.

La semana pasada volvió a funcionar en Río de Janeiro también el Cine Lagoa Drive-In, casi treinta años después de haber cerrado. Los autocines fueron muy populares en Brasil en la década de 1970 pero el único que continuaba en funcionamiento antes de la pandemia es el Cine Drive-In de Brasilia, fundado en 1973 y ubicado próximo al autódromo de la capital brasileña.

De acuerdo con «El último cine drive-in» (2015), documental producido y exhibido en Netflix y que narra su historia, este autocine, con capacidad para 400 vehículos, en un espacio de 312 metros cuadrados y declarado Patrimonio Cultural y Material de la ciudad, era el único de toda América Latina hasta hace un par de años.

No obstante, las medidas de distanciamiento social impuestas para frenar los contagios de coronavirus han hecho renacer los clásicos autocines en todo el mundo. Brasil es el segundo país más azotado por el coronavirus, con 955.377 contagios y 46.510 muertes, apenas por detrás de Estados Unidos, según el Ministerio de Salud.

Según el último balance oficial, la ciudad de Sao Paulo, que cuenta con unos 12 millones de habitantes, registra 5.959 muertes y 98.132 casos confirmados de COVID-19, con una letalidad para la enfermedad del 6,1 %.