Femicidio de Fátima: detuvieron a dos presuntos culpables

Las autoridades mexicanas detuvieron este miércoles a dos presuntos responsables del femicidio de la niña Fátima. Los dos sospechosos, identificados como Mario Alberto “N” y Giovana “N”, fueron aprehendidos esta mañana en una ciudad cercana al Estado de México con el apoyo de la Guardia Nacional y la policía local. Ambos se enfrentarían a una pena de entre 80 y 140 años de prisión por el brutal crimen.

Giovana “N” es la mujer que se llevó a la niña de su escuela el pasado 11 de febrero y Mario Alberto “N” sería su pareja, de acuerdo a las primeras investigaciones.

La mujer fue la primera en ser identificada al haber sido grabada por las cámaras de seguridad de uno de los negocios aledaños de la escuela, que la mostraron cómo caminaba con la niña hasta que subió a un automóvil donde le perdieron el rastro.

Después de que se revelase un retrato robot de la sospechosa, se informó que aparentemente ésta había vivido en la propiedad de la familia de Fátima, que les alquilaba una habitación y que por eso a la niña dejó que la pasara a buscar por la escuela.

El vocero de la fiscalía, Ulises Lara, detalló que en base a las pruebas ya pueden confirmar que hay mínimamente una relación “cercana” entre Giovana y Mario Alberto porque hay evidencias de que los dos estuvieron en ese inmueble. La fiscalía trata el delito como uno de “privación de la libertad con la finalidad de hacer daño”, por lo que podrían obtener ambos condenas por más de 80 años.

Los sospechosos serán trasladados en las próximas horas a una fiscalía especializada de la Ciudad de México, donde será revisado su estado de salud antes de ser presentados ante un juez de control que decidirá si los vincula a proceso.

El vínculo de Giovana con la familia de Fátima

La mamá de Fátima, María Magdalena Antón, confirmó anoche que Giovana N era una conocida de la familia. “Yo la conocí en la casa de un señor que se llama don Álvaro, conocido de hace muchos años, con su hermana Gaby, pero yo no creo que ella haya sido capaz de eso. Ella vivió aquí en la casa”, aseguró la mujer y agregó: “Ella tiene dos niñas pequeñas y yo nunca vi que maltratara a sus hijas, dudo que ella sea quien le arrebató la vida a mi hija”.

Además, aseguró que no conoce al hombre detenido: “No sé por qué tomaría represalias en contra de mi hija”.

La familia de la menor presentó una denuncia por la desaparición al día siguiente, aunque hay una investigación para saber si fue atendida en tiempo y forma, porque la búsqueda de la niña se inició dos días más tarde.

La Fiscalía General de Ciudad de México investiga el caso de Fátima como un femicidio y mantienen abiertas indagatorias sobre la posible omisión de responsabilidad de funcionarios que pudieron haber incurrido en negligencia.

La conmoción de México se hizo visible cuando centenares de vecinos se agolparon frente a la humilde casa de la familia durante el velorio y, ante velas, cantaron y rezaron unidos mientras los sacerdotes que oficiaron el sermón hicieron llamados a Dios y al gobierno para que se instaure la paz en el país.