Éxodo hacia Estados Unidos

Puerto Rico 

Una gran cantidad de ciudadanos está migrando hacia Norteamérica y en los últimos diez años la situación fue más frecuente que en otras. Especialistas opinan sobre las causas que generan este fenómeno migratorio. Coinciden en que las razones son principalmente económicas, ya que hace ocho años que el país enfrenta una gran deuda pública y altas cifras de desempleo. 

BBC Mundo

Thomas Sparrow- BBC (Inglaterra) 

Puerto Rico está enfrentando una situación demográfica inusual: una fuerte migración de sus ciudadanos hacia Estados Unidos.

Esa es la conclusión de un informe que este lunes presentó el Centro de Investigación Pew, con sede en Washington, y que analiza cómo desde el comienzo de esta década han salido más puertorriqueños de la isla hacia EE.UU. que en décadas anteriores.

Mientras en 1980 la isla perdió unos 13.000 migrantes netos y diez años después esa cifra cayó a 11.000, en los tres años desde 2010 la isla ya ha perdido 48.000 personas.

Al mismo tiempo, la población de puertorriqueños en el continente alcanzó en 2012 una cifra récord de 4,9 millones, superando así a la población en la isla, con 3,6 millones de habitantes.

«Según Pew, esta pérdida de migrantes en Puerto Rico está causando `la primera disminución poblacional sostenida en su historia como territorio estadounidense`»

Según Pew, esta pérdida de migrantes en Puerto Rico está causando «la primera disminución poblacional sostenida en su historia como territorio estadounidense».

¿Qué es diferente entre este flujo y otros anteriores y, sobre todo, por qué están saliendo ahora tantos puertorriqueños?

El factor clave: la economía

Mark Hugo López, el director de investigación de temas hispanos en el Pew, le dice a BBC Mundo que las razones son principalmente económicas.

Puerto Rico está tratando de recuperarse de una recesión de casi ocho años, su deuda pública rondó este año los US$70.000 millones y sus cifras de desempleo superan a las del territorio continental.

En esa línea, la mayoría de puertorriqueños está saliendo de la isla en busca de mejores oportunidades laborales y, en menor medida, por cuestiones familiares.

López explica que quienes dejan Puerto Rico ahora tienden a ser más jóvenes que en olas migratorias anteriores, y además cuentan con un nivel de educación menos avanzado.

«No son los más educados que están yéndose ni tampoco quienes tienen menos que un diploma escolar, sino ese grupo intermedio con algo de educación superior», dice.

Así mismo, hay una diferencia geográfica importante: mientras el destino principal de los puertorriqueños tradicionalmente ha sido el noreste de Estados Unidos, la región favorita para los migrantes actuales es el sur del país y en especial el centro de Florida.

«Puerto Rico está tratando de recuperarse de una recesión de casi ocho años, su deuda pública rondó este año los US$70.000 millones y sus cifras de desempleo superan a las del territorio continental»

Nueva York, sin embargo, sigue siendo el principal estado receptor.

«Entre 2000 y 2010 sólo hubo dos lugares en Estados Unidos que realmente vieron una caída en su población: Puerto Rico y el estado de Michigan», dice López.

«Lo interesante es que se proyecta que la disminución de Puerto Rico continúe hasta mediados de siglo y eso se debe en parte a las dinámicas actuales de quienes están saliendo y el estado de la economía», agrega.

Las consecuencias

Pocos días antes del informe del Pew, el Banco de la Reserva Federal de Nueva York publicó un informe similar, que resalta las consecuencias que tiene esa caída poblacional.

Según el análisis, Puerto Rico perdió 212.000 residentes -o el 5% de la población- entre 2004 y 2013, un fenómeno que también atribuye a la economía y, en menor medida, a las tasas de natalidad más bajas.

Los analistas explican que una manera en que Puerto Rico puede frenar el éxodo es fomentando oportunidades para los jóvenes.

El banco neoyorquino califica esa reducción de «problemática» y dice que presenta una serie de dificultades para la isla: una tasa impositiva menor que lleva las finanzas locales al límite, así como el envejecimiento de la población por la salida de tantos jóvenes.

«Para Abel, la manera más clara en que Puerto Rico puede revertir estas tendencias es implementando reformas fiscales que ayuden a estabilizar la situación económica, organizando proyectos que vuelvan a la isla atractiva y fomentando oportunidades para los jóvenes y los menos educados»

Estas dificultades «son significativas y pueden llevar a un ciclo de deterioro económico que se autoperpetúa y puede ser difícil combatir», le dice a BBC Mundo Jaison Abel, uno de los autores del informe.

Para Abel, la manera más clara en que Puerto Rico puede revertir estas tendencias es implementando reformas fiscales que ayuden a estabilizar la situación económica, organizando proyectos que vuelvan a la isla atractiva y fomentando oportunidades para los jóvenes y los menos educados.

En esta última área, el gobernador de la isla, Alejandro García Padilla, firmó la semana pasada una ley para incentivar la permanencia de los jóvenes empresarios al ofrecerles beneficios contributivos.

Jaison Abel, sin embargo, asegura que el proceso para que Puerto Rico se recupere y evite un éxodo mayor será largo.

«Puerto Rico enfrenta un desafío significativo, e implementar soluciones tomará tiempo, recursos y paciencia», concluye.

 

 

Leer el artículo aquí