Evo Morales se reunió con Arce en el cierre de la caravana con la que regresó a Bolivia

El expresidente boliviano Evo Morales llegó este miércoles a la localidad de Villa Tunari, donde fue recibido por una multitud que lo acompañó en el cierre de la caravana por el interior tras un año de exilio. “Desde muy temprano miles de hermanas y hermanos van llegando a Chimoré desde todos los rincones del país con sus vestimentas, su música y su corazón emocionado. Aquí iniciamos la fiesta democrática porque derrotamos a la noche oscura solo con la esperanza”, se mostró emocionado Evo Morales.

Miles de bolivianos fueron hasta al aeropuerto de Chimoré en el trópico de Cochabamba y a poco más de 30 kilómetros de Villa Tunari, localidad donde llegó el dirigente del Movimiento al Socialismo (MAS) tras su viaje de más de 1.200 kilómetros que empezó en Villazón, en la frontera con Argentina, y ya pasó por los pueblos de Potosí, Oruro y Cochabamba.

En esa terminal aérea, desde la que Evo Morales y su exvicepresidente Álvaro García Linera partieron al exilio hace un año, se realizó un acto multitudinario junto a Arce.

La ruta entre Cochabamba y Santa Cruz estuvo toda la mañana saturada de vehículos y muchos simpatizantes de Morales debieron caminar más de 10 kilómetros ante la imposibilidad de avanzar en transporte, informaron fuentes cercanas al expresidente.

“Mostraremos nuestra fuerza” durante el acto, aseguró el alcalde de Villa Tunari, Asterio Romero, según publicó el diario cochabambino Los Tiempos.

Durante su llegada a Villa Tunari esta madrugada, Morales fue recibido por cientos de personas con banderas nacionales y wiphala de los pueblos originarios.

En esa zona cocalera el exmandatario fue dirigente sindical antes de llegar a convertirse en jefe de Estado, como lo recordó él mismo en el saludo que le realizó en junio pasado al municipio al cumplir un nuevo aniversario: “Villa Tunari me acogió como mi tierra y aprendí a ser dirigente”,

Ayer, Morales llegó a su tierra natal, Orinoca, en la ciudad de Oruro, donde fue recibido por un colorido festival de música y bailes típicos.

Acompañado siempre de García Linera, el líder indígena se emocionó con la bienvenida de sus coterráneos en uno de los puntos más significativos de la llamada Caravana del Retorno, que marca su regreso al país tras el golpe de Estado que sufrió a partir de denuncias infundadas de fraude electoral hechas por la Organización de Estados Americanos (OEA).