“El movimiento indígena rompió la doctrina imperialista”, Evo Morales presentó su libro “Mi vida, de Orinoca al Palacio Quemado”

“El movimiento indígena rompió la doctrina imperialista, esa de que los sindicatos no pueden gobernar. Nosotros dijimos que también teníamos derechos políticos”, aseguró Evo Morales desde Argentina al presentar su libro autobiográfico, publicado por la Editorial Octubre. El mandatario depuesto recorre en esta nueva obra parte de la historia de ese niño campesino que logró convertirse en el primer presidente indígena del continente.

Mi vida, de Orinoca al Palacio Quemado” fue presentado de manera virtual por la pandemia del coronavirus en una mesa encabezada por el exmandatario junto a Víctor Santa María, la parlamentaria boliviana del ParlaSur Benita Díaz, el ex gobernador de Cochabamba Iván Canelas Alurralde y los periodistas Stella Calloni y Luis Bruschtein, quien escribió el prólogo del texto.

En este libro, Morales rescata su vida desde su niñez, pasando por su militancia política, hasta su llegada a la presidencia del Estado Plurinacional de Bolivia. “Es importante leerlo para conocer un poco más sobre el líder histórico que le devolvió la dignidad a la población indígena boliviana”, afirmó a su turno Benita Díaz, al resaltar que si no fuera por él muchas mujeres y jóvenes no tendrían voz en el país ni ocuparían lugares importantes en los espacios de discusión y decisión. 

Evo Morales relató allí muchos hechos inéditos que no eran conocidos, de sus primeros años y adolescencia, pero también de su lucha sindical y política, según explicó Iván Canelas Alurralde, el encargado de recopilar los acontecimientos históricos que acompañan las palabras de Morales en el libro. “He visto muy de cerca la injusticia”, enfatizó Morales en la presentación al definir su trayectoria de vida.

Durante el debate, los presentes resaltaron la relación intrínseca del dirigente con su pueblo. “En ese Evo que habla vamos conociendo profundamente al pueblo de Bolivia, la enorme injusticia del pueblo indígena, tan sometido y golpeado”, subrayó Stella Calloni. La reconocida escritora y periodista remarcó que esa discriminación que se narrá allí da cuenta del padecimiento del dirigente en sus primeros años, “como todo niño de un pueblo originario de Bolivia”

Pero después de tanta lucha finalmente logró jurar como el primer presidente indígena en 2006 y con él, el pueblo originario alcanzó espacios de decisión como nunca antes y el país salió de las sombras del racismo arraigado profundamente en la elite boliviana, histórica clase política hasta ese momento. “Recuperamos la ideología que nos dejaron nuestro antepasados”, celebró el mandatario depuesto.

Evo Morales contó cómo se construyó el movimiento social y político, a partir de una pregunta que rondaba en su cabeza. “Nos decíamos ´¿Hasta cuando los de arriba o afuera nos van a gobernar?, ¿cuándo nosotros mismos nos vamos a gobernar? Ahí viene la lucha política”, relató.

En un pasaje de la presentación, Morales agradeció al Grupo Octubre por la publicación. Victor Santa María, diputado del Parlasur e integrante del Observatorio de la Democracia, por su parte, señaló que Evo Morales “es sobre todo un líder sindical”. Lo definió como “un líder obrero que siempre defendió y sigue defendiendo a sus compañeros y que tuvo como columna vertebral en cada una de sus decisiones de gobierno la defensa del pueblo en general pero del pueblo trabajador también en forma particular”. 

“Evo Morales ha sido el presidente más importante de los últimos cien años de Bolivia y uno de los más importantes de toda la historia de ese país”, sostiene Bruschtein en el prólogo del libro. En ese marco, destaca que sus logros sociales y económicos significaron “la incorporación de la mayoría de los bolivianos al sistema de decisiones políticas” y en definitiva “la verdadera democratización de un país que hasta ese momento había ignorado y relegado a sus pueblos originarios”.

Su opinión sobre lo que se vive en Bolivia

El diálogo no se circunscribió solamente a su nuevo texto. Morales también analizó la situación que atraviesa Bolivia, en medio de la convulsionada campaña hacia las elecciones presidenciales del 20 de octubre. “El MAS va a continuar porque es un movimiento político en base a los movimientos sociales, especialmente con base en el pueblo indígena y yo confío en ellos”, reflexíonó.

Y continuó, ante una pregunta de los presentes: “Permanentemente han suspendido las elecciones porque sabíamos que íbamos a ganar en primera vuelta”.

Al respecto, Santa María pidió que se defienda la voluntad popular. “Lo más importante es que se respete la democracia, que se deje votar y que se deje participar”, indicó al relacionar su proscripción con la de Rafael Correa en Ecuador. 

El exmandatario se refirió también al golpe de Estado de noviembre de 2019 que llevó a Añez al poder. “Eso fue más por los recursos naturales”, subrayó Morales.

En contexto

Unos 7,3 millones están llamados a votar el 18 de octubre para elegir un presidente y vicepresidente y renovar la totalidad del parlamento: 130 diputados y 36 senadores. Evo Morales, quien había presentado su candidatura al Senado, fue proscripto.

El MAS lleva como candidato a Luis Arce, exministro de Economía de Morales. Durante su gobierno, Bolivia elevó su Producto Interno Bruto de 9.500 millones de dólares anuales a 40.800 millones, según datos oficiales.

Todos estos avances quedaron truncos cuando la autoproclamada presidenta interina Jeanine Añez asumió el poder tras el golpe de Estado. De hecho, Añez anunció recientemente que se bajaba de la campaña presidencial ante la baja intención de voto que estaba cosechando, con el objetivo de unir fuerzas desde la oposición contra Morales.