Evo Morales le respondió a los presidentes que cuestionan su candidatura: “Deberían preguntarse ellos de dónde vienen”

El presidente boliviano sostuvo que la mayoría de los exmandatarios que cuestionan su candidatura a la reelección «vienen de los golpes de Estado o de las dictaduras militares». La dura respuesta de Evo Morales estuvo dirigida a los integrantes de la Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA), quienes elevaron un pedido formal para que la Organización de los Estados Americanos (OEA) condene «la grave violación» a los derechos humanos que según ellos supone la candidatura de Evo Morales.

«Hace un momento, al venir de La Paz, me informaron que 21 expresidentes de América Latina y el Caribe piden a la OEA suspender o vetar a Evo Morales como candidato a las elecciones», dijo el mandatario boliviano.

El presidente añadió que «debían preguntarse primero ellos de dónde vienen», para citar el plan Cóndor, la operación represiva impulsada por las dictaduras de América Latina entre las décadas de 1970 y 1980.

En este punto, Morales instó a estos exmandatarios a aclarar «qué pretendían con el plan» y «si están con el imperio», como suele denominar a Estados Unidos, «o están con los pueblos». Morales hizo estas declaraciones en un acto en la planta de gas Incahuasi, en la región boliviana de Santa Cruz.

Los exjefes de Estado y de gobierno de Latinoamérica y de España aseguraron en su declaración ante la OEA que Evo Morales intenta «perpetuarse» en el poder «en fraude manifiesto a la Constitución» de su país «y a la Convención Americana de Derechos Humanos».

La declaración recuerda que esta convención, al reconocer el derecho de todo ciudadano a elegir y ser elegido, dispone claramente como límite «las justas exigencias del bien común, en una sociedad democrática».

Firmaron la declaración expresidentes de Bolivia -como Jorge «Tuto» Quiroga- Costa Rica, España, Panamá, Nicaragua, México, El Salvador, Argentina, Chile, Uruguay, Ecuador, Colombia y Paraguay.

Morales, que asumió por primera vez a la presidencia en 2006, aspira a un cuarto mandato consecutivo hasta 2025 en las elecciones del próximo octubre.

Su candidatura es considerada ilegal por la oposición debido a que incumple el límite constitucional de dos mandatos consecutivos y el resultado de un referéndum que en 2016 rechazó la reelección.

El Tribunal Constitucional de Bolivia reconoció en 2017 el derecho a la reelección indefinida, en base al artículo de la Convención Americana de Derechos Humanos sobre el derecho a elegir y ser elegido, y en 2018 el órgano electoral habilitó la candidatura con base en ese fallo.

El Constitucional ya avaló al presidente para un tercer mandato al considerar que el primero no contaba para el límite de dos seguidos, porque Bolivia se refundó en 2009 de República a Estado Plurinacional.