Los próximos desafíos de Evo

Bolivia 

Con la reelección, Evo Morales intentará profundizar su modelo del “Vivir Bien”, que apunta a la liberación política, económica, social y cultural. No obstante, analistas opinan que también deberá potenciar un sistema de producción con valor agregado generador de empleos; para reducir gradualmente la dependencia de la extracción de recursos. 

Presidente Evo Morales-Foto: archivo

Redacción- Prensa Latina (Cuba) 

Evo Morales obtuvo otra vez el aval popular para guiar los destinos de Bolivia, profundizar el proceso de cambios iniciado en 2006 y materializar su plan de gobierno para el próximo quinquenio frente a viejos desafíos.

Su triunfo con 61 por ciento de los votos revalidó su liderazgo y la satisfacción del pueblo con la aplicación de una política coherente y humanista que transformó a un Estado excluyente e inestable en plurinacional, libre de influencias neocoloniales, serio y respetado a nivel mundial.

El Presidente no solo ganó con comodidad las elecciones generales del pasado día 12 sino que condujo al gobernante Movimiento al Socialismo a conquistar los dos tercios de la Asamblea Legislativa Plurinacional, lo cual allana el camino para la aprobación de proyectos.

Con esos resultados, Morales se propone en su próxima gestión llevar a cabalidad el modelo del Vivir Bien como un horizonte alternativo al sistema capitalista.

Esa perspectiva apunta a la liberación política, económica, social, cultural, científica y tecnológica de Bolivia, siempre en armonía con la naturaleza.

De ahí que los ejes principales del período 2015-20 sean reducir la pobreza extrema, optimizar la educación, construir centros de salud, alcanzar la soberanía agroalimentaria, industrializar los recursos naturales, invertir en la infraestructura y en los servicios básicos.

También garantizar la plena vigencia de la cosmovisión de las poblaciones indígenas y la inclusión de todos los sectores en una sociedad más equitativa y sin discriminación.

Sin embargo, muchos entendidos coinciden en que Morales todavía debe afrontar varios retos pendientes de sus mandatos anteriores para avanzar en el pleno respeto de los derechos humanos en el país y conservar las conquistas socioeconómicas de los últimos nueve años.

“Los analistas recomiendan que Morales debe potenciar un sistema de producción con valor agregado que genere empleos y así reducir gradualmente la dependencia de la extracción de las riquezas como los hidrocarburos y los minerales”

Uno de los desafíos radica en instaurar un sistema judicial más eficiente y que dé respuesta a problemas enquistados en la sociedad boliviana como la corrupción, la trata de personas y la violencia contra las mujeres y las niñas.

El último caso, en especial, es foco de atención nacional e internacional desde que el Centro de Información y Desarrollo de la Mujer informó sobre los 59 feminicidios ocurridos de enero a junio pasados en el país andino.

Aunque las autoridades de La Paz buscan vías para fortalecer los derechos de ese grupo poblacional y garantizarle mayor protección, a diario se reportan casos de violaciones sexuales y asesinato de féminas.

Por otro lado, expertos indican que el mandatario indígena deberá mantener el crecimiento económico porque además de ser uno de sus mayores logros le asegurará la estabilidad social y política.

Bolivia se convirtió en referente mundial por los éxitos de su modelo, basado en la nacionalización de los recursos naturales y sectores estratégicos, y la distribución de las ganancias mediante bonos asistenciales a segmentos de la población tradicionalmente marginados.

Pero los analistas recomiendan que Morales debe potenciar un sistema de producción con valor agregado que genere empleos y así reducir gradualmente la dependencia de la extracción de las riquezas como los hidrocarburos y los minerales.

Asimismo, advierten que el dignatario deberá consolidar la unidad nacional para vencer las constantes amenazas de la oligarquía, aun empeñada en revivir un pasado neoliberal en Bolivia y someterla al saqueo de sus riquezas naturales para engordar las billeteras de las transnacionales.

 

Leer el artículo aquí