Eutanasia en Colombia: Martha Sepúlveda y Víctor Escobar consiguieron sus muertes dignas

Después de constantes idas y vueltas del sistema judicial y los centros de salud, finalmente Martha Sepúlveda y Víctor Escobar se convirtieron en los últimos días en los dos primeros pacientes no terminales en Colombia que accedieron al derecho de eutanasia. Martha padecía esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y Víctor sufría una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), fibrosis, diabetes e hipertensión.

Ambos pudieron cumplir su voluntad luego de que la Corte Constitucional, la misma que despenalizó la eutanasia en 1997, emitiera en julio pasado una sentencia que eliminaba uno de los requisitos para acceder a ella: el de padecer una enfermedad terminal.

De esa forma, toda persona con “un intenso sufrimiento físico o psíquico, proveniente de lesión corporal o enfermedad grave e incurable” podía solicitar la eutanasia.

Sin embargo, fue la falta de rapidez por parte del Ministerio de Salud para reglamentar el acceso de pacientes no terminales lo que hizo que Sepúlveda viera su procedimiento cancelado apenas 30 horas antes de que comenzara 

Ahora se espera que las historias de Martha y de Víctor, dos casos muy mediáticos, ayuden a difundir que la eutanasia es legal en Colombia, un derecho al que solo se puede acceder plenamente en Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo, Canadá, algunos estados de Australia y España.

La historia de Víctor

A pocas horas de apagar su vida, el 7 de enero, el hombre de 60 años celebró que ganó una batalla legal de más de dos años para descansar de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica que le impedía respirar por sus propios medios.

“Poco a poco le va llegando el turno a cada uno, entonces no digo adiós sino hasta luego. Y poco a poco nos iremos encontrando donde Dios nos tenga”, reflexionó. 

La diabetes y las secuelas de un accidente cardiovascular agravaron la condición de Escobar y lo dejaron en una silla de ruedas, donde los espasmos estremecían su cuerpo, según contaba. 

En octubre de 2021 una entidad de salud había rechazado la eutanasia de Escobar, luego de dos años de solicitudes fallidas. “Se los estaba obligando a vivir en condiciones que no son dignas contra su voluntad”, indicó Mónica Giraldo, directora de la ONG Fundación Derecho a Morir Dignamente.

La historia de Martha

Unos días antes, en la ciudad de Medellín, la eutanasia de Martha Sepúlveda, una mujer de 51 años y enferma de esclerosis lateral amiotrófica, fue cancelada a última hora por otro comité porque su caso “no cumple con el criterio de terminabilidad”.

Según Giraldo, a veces los centro médicos niegan solicitudes de eutanasia por “posturas ideológicas” o las cancelan a última hora por consideraciones jurídicas.

La justicia también dio luz verde para el procedimiento de Sepúlveda, quien al igual que Víctor dio a conocer su caso en medios de comunicación.

“Estos no deberían ser casos aislados. (Los pacientes) no deberían tener que hacerlo público para acceder al derecho”, reclamó Giraldo.