Estremecedor video de tortura en el caso de Ayotzinapa

Organizaciones sociales mexicanas difundieron un video con imágenes explícitas de torturas a un detenido por la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa, lo que confirmaría que se violaron los derechos humanos durante la investigación. Encabezadas por el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, las ONG apuntaron que el video confirma el uso de tortura en el caso y acredita el encubrimiento por parte de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) por lo que ahora las pericias “ya no son fiables”.

El video publicado en las redes este fin de semana, exhibe la tortura de Carlos «N», uno de los detenidos por la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa, ocurrida el 26 de septiembre del 2014 en la ciudad mexicana de Iguala.

Para las organizaciones, la tortura observada en el video reivindica la actuación de organismos internacionales criticados por el Gobierno de México, como sucedió con la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) en este país.

Lo observado coincide con lo detectado en sentencia de un tribunal colegiado que criticó la actuación de las autoridades en el caso y ordenó crear una Comisión de la Verdad, indicaron.

Oficialmente, según la investigación del Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018), los 43 estudiantes de la escuela Normal de Ayotzinapa fueron desaparecidos el 26 de septiembre de 2014 por policías del municipio de Iguala que los entregaron a criminales que los asesinaron y quemaron en un vertedero de basura.

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) creado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que echó abajo la versión oficial, denunció el uso de tortura en las investigaciones de este caso.

Los denunciantes recordaron también que ya la ONU-DH reportó en un informe la existencia de «fuertes elementos de convicción» de que hubo tortura en 34 casos de personas detenidas, entre los que se encuentra la persona que está en el video.

En el caso de la persona del video, la CNDH determinó que «no había evidencias de que se le hubiera sometido a asfixia o cargas eléctricas» no obstante la abundancia de pruebas y la reiterada denuncia del detenido, acusaron.

La crítica hacia la CNDH apunta a su «deficiente aproximación a la investigación de la tortura en México» al tratar de encuadrar como trato cruel los casos de tortura flagrante.

Las ONG consideraron que ante la confirmación pública de la tortura mostrada en el vídeo, la Fiscalía General de la República debe secundar los esfuerzos de la Comisión Presidencial creada para revisar el caso.

La Fiscalía debe fortalecer el equipo de investigación y hacer nuevas acusaciones porque si se apoya en la recomendación de la CNDH más que en el trabajo de los organismos «se perderá la oportunidad de esclarecer plenamente el caso», advirtieron.

Asimismo, indicaron que está pendiente investigar a los funcionarios involucrados en el caso, como Carlos Gómez, encargado de la policía ministerial en 2014 y quien tras la revelación del vídeo ha renunciado a su cargo como subsecretario de Seguridad Pública del estado de Michoacán.

Ayotzinapa, concluyen las ONG, es el caso que pone a prueba la voluntad y la capacidad de las autoridades mexicanas para «abordar las violaciones a derechos humanos y romper con la impunidad institucionalizada».