“Están desesperados por inhabilitarme para las elecciones”, afirmó Rafael Correa tras la condena en su contra

El Tribunal Penal de la Corte Nacional de Ecuador condenó en ausencia a ocho años de prisión y 25 de inhabilitación para ocupar cargos públicos al expresidente ecuatoriano Rafael Correa, quien aseguró que el objetivo es bloquear su candidatura para los comicios generales del año próximo. Adelantó que acudirá a tribunales internacionales.

Estaban desesperados por condenarme por algo”, sostuvo el expresidente luego de que se le declarara culpable del delito de cohecho agravado en calidad de autor mediato en el llamado Caso Sobornos, que investigó un presunto esquema de financiación ilegal para el partido de Alianza País. La sentencia se dio en una audiencia convocada de urgencia en plena cuarentena por la pandemia de coronavirus.

“Tenemos los muertos en las calles, pero convocan a audiencia para inhabilitarme en próximas elecciones”, se quejó Correa, para quien la acusación en su contra “no tiene ni pies ni cabeza”. “Su principal prueba eran unos archivos que estaban en la carpeta de una asesora. Nosotros logramos tenerlos y con peritaje internacional demostramos que fueron ‘hackeados’ en 2016 y modificados hasta 2018, algo totalmente forjado“, aseguró. “Lo vamos a ganar en cortes internacionales”, adelantó el exmandatario.

Desde Bélgica, el país natal de su esposa y el lugar donde vive con su familia desde que dejó la Presidencia en 2017, el líder de la Revolución Ciudadana advirtió que volverá al país pese a la condena y presentará su candidatura. “Yo regreso, así me metan preso, pero que me dejen registrar como candidato. No lo van a hacer”, sentenció.

“De seguro ganaremos a nivel internacional, porque todo es una mamarrachada, pero toma años. De tu voto depende que esta pesadilla acabe”, escribió >Correa en Twitter.

Lawfare y juicio express

En una especie de reedición de la condena a Lula Da Silva en Brasil en el Lava jato, a Rafael Correa lo sentenciaron sin que se pudiera probar a lo largo de la investigación y del juicio un vínculo directo entre el supuesto esquema de financiación ilegal y el entonces mandatario.

Sin embargo, el tribunal concluyó que el flujo de dinero era tal que Correa debía estar al tanto. “Tanto dinero no puede ocultarse fácilmente, mucho menos si era manejado por su asesora (Pamela Martínez). Por eso, el Tribunal considera que efectivamente, Rafael Correa tenía conocimiento de los fondos indebidos para posicionar su movimiento político”, expresaron los jueces.

Toda la acusación se basó en una denuncia periodística que recogió las anotaciones de la libreta personal de la ex jueza constitucional Pamela Martínez, sindicada por la Justicia y distintos medios como ex asesora del gobierno de Correa.

Apoyo de figuras de la región

Distintos expresidentes y dirigentes políticos de América latina expresaron su respaldo a Correa ante lo que calificaron como una persecución.

“El pueblo ecuatoriano reconoce lo mucho que has hecho por él y por la Patria Grande”, escribió el depuesto presidente de Bolivia, Evo Morales. Fernando Lugo, ex mandatario de Paraguay, subrayó por su parte su apoyo a Correa y expresó: “Los miserables de la historia no contemplan ni la pandemia”.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, expresó el “apoyo y confianza” de su gobierno en el expresidente ecuatoriano y rechazó los “procesos judiciales políticamente motivados contra líderes de la izquierda”.

Correa también recibió el respaldo del Grupo de Puebla, que reúne a dirigentes progresistas de toda la región. Denunciaron el Lawfare como un “mecanismo extensamente usado por grupos políticos e instituciones para anular y perseguir a sus opositores”.