Escándalo por una subasta de piezas prehispánicas en Francia: México y otros tres países denuncian que son fruto del saqueo

Colombia, Guatemala, Honduras, México y Perú expresaron su rechazo colectivo frente a la venta de bienes culturales prehispánicos en Francia. Sin embargo, a pesar de las múltiples denuncias de los gobiernos latinoamericanos, la casa Christie’s subastó este miércoles 72 esculturas y estatuillas de las culturas maya y olmeca, con lo que recaudó 3,5 millones de dólares. 

Los países latinoamericanos emitieron un duro comunicado conjunto ante la celebración de la subasta “Arte Precolombino y obras maestras taínas de la colección de artes Fiore”. 

Denunciaron que esas transacciones fomentan “el saqueo, el tráfico ilícito y el blanqueo de bienes perpetrados por la delincuencia organizada transnacional”.

Eso, porque consideran que la mayoría de las piezas llegaron al mercado por medios ilegales, que implican redes clandestinas de distribución y tráfico.

En concreto, esa venta “atenta contra la arqueología moderna al incentivar excavaciones ilegales para extraer objetos e impedir que éstos puedan ser investigados, obstaculizando así el conocimiento sobre las antiguas civilizaciones”, puntualizaron. 

En la nota subrayaron además que este tipo de operaciones privan “a las piezas sustraídas de su esencia cultural, histórica y simbólica, reduciéndolas a simples objetos de decoración de particulares“.

“La descontextualización fomentada por las ventas es un atentado contra el patrimonio de la humanidad. Menoscaba la cooperación entre los Estados para la protección y conservación del patrimonio cultural. Socava la integridad de las culturas y, por ende, de toda la humanidad”, añadieron.

Por su parte, el Gobierno mexicano lanzó una campaña en redes sociales con el hashtag #MiPatrimonioNoSeVende para ejercer presión contra la subasta de Christies, pero fue en vano. 

Por qué el margen de acción de los países latinoamericanos es tan escaso

En el marco jurídico que regula las ventas y subastas de los bienes culturales en Francia, la restitución de las piezas depende de la voluntad del poseedor privado, lo que limita la capacidad de acción de los países latinoamericanos. 

En ese sentido, los países dijeron estar abiertos a colaborar de forma conjunta para crear medidas concretas para la protección del patrimonio cultural prehispánico. 

“Enfrentamos un gran desafío, pero los países firmantes no cejarán en la promoción de acciones para detener la comercialización de los bienes que -según cada legislación- pertenecen a sus respectivos Estados”, concluyeron.

Las piezas que perdió América Latina

La pieza de mayor valor vendida fue un hacha maya manufacturada entre los años 550 y 950 , que alcanzó el equivalente a 15.9 millones de pesos.

Después le siguieron un pendiente olmeca, una cabeza maya en miniatura, una figurilla del periodo Postclásico y una cabeza de un dignatario maya, entre otras. 

Del total de 90 piezas, 72 le pertenecían a México.