Remueven a la cúpula militar y a funcionarios de Defensa por grave caso de violación a los DD.HH.

El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, destituyó al ministro y al viceministro de Defensa, al recién nombrado jefe del Ejército y a dos generales de alto rango luego de que se conociera que la cúpula militar ocultó información sobre declaraciones de uniformados que reconocieron haber arrojado cuerpos al río en los años 70.

Vázquez destituyó al ministro Jorge Menéndez, al viceministro Daniel Montiel, al comandante en jefe del Ejército nombrado hace diez días, José González, y a dos generales, luego de que una investigación periodística del diario El Observador sacara a la luz declaraciones del militar condenado José Gavazzo, quien reconoció ante un tribunal de honor militar haber arrojado al río Negro (centro del país), el cuerpo del que es considerado el primer desaparecido político de Uruguay en 1973.

González fue parte del tribunal de honor militar en el que Gavazzo, un reconocido torturador durante la última dictadura militar (1973-1985) y condenado por 28 homicidios, admitió el año pasado que fue él quien se deshizo del cuerpo de Roberto Gomensoro. Al conocerse la información, llovieron críticas al gobierno y a los militares por no entregar el texto de las confesiones a la Justicia ordinaria.

Incluso el fiscal de Corte (ministro de Justicia), Jorge Díaz, anunció esta mañana en su cuenta de Twitter que envió a «la Fiscalía de 13° Turno, todos los antecedentes de fuente abierta sobre la omisión de denunciar los hechos y las circunstancias del homicidio de Roberto Gomensoro Josman, relatados al tribunal de Honor del Ejército por el reo José Gavazzo».

Vázquez dio el visto bueno al nombramiento de González como jefe del Ejército aunque el militar había integrado el tribunal de honor que juzgó la conducta de Gavazzo y no pasó esos antecedentes a la Justicia. El Presidente había destituido recientemente al comandante en jefe del Ejército Guido Manini Ríos, precisamente por criticar el actuar de la Justicia al juzgar los delitos de lesa humanidad.

El mandatario, además, homologó los fallos del tribunal militar emitidos en septiembre de 2018 en una resolución fechada el pasado 12 de marzo y firmada de puño y letra por Vázquez. El documento está disponible en la página web de la Presidencia de la República.

La situación supone un nuevo escándalo para Vázquez en su último año de gestión. El mandatario tuvo que ver renunciar a su vicepresidente Raúl Sendic en 2017, luego de que fuera procesado por malversación de fondos públicos y abuso de funciones.

El escándalo le explota al Gobierno en plena campaña electoral, cuando la coalición gobernante Frente Amplio busca un cuarto mandato a partir de 2020.

El aspirante a la nominación presidencial oficialista Oscar Andrade, pidió el domingo la remoción del jefe del Ejército. «No puede seguir en funciones un comandante en jefe que avala las monstruosidades que se confesaron en el Tribunal de Honor», dijo a través de su cuenta de twitter. Este lunes expresó su «absoluto respaldo a la destitución de los integrantes del tribunal de honor que avalaron atrocidades».

El candidato favorito en la interna del FA, el exalcalde de Montevideo Daniel Martínez, expresó su «absoluto respaldo» a la decisión de Vázquez de cesar a los miembros de su gabinete y a los militares. El aspirante por el socialdemócrata Partido Independiente, Pablo Mieres, también había reclamado la renuncia del jefe del Ejército.