Escándalo en Paraguay: la petrolera estatal compró 5 mil botellas de agua tónica para el coronavirus

La Fiscalía de Paraguay allanó las oficinas de la estatal petrolera Petropar, en el marco de la investigación por posibles sobreprecios en la compra de insumos para enfrentar al covid-19, que incluyó una polémica partida de agua tónica que se consideró propicia para la protección ante la enfermedad.

La investigación apunta a una supuesta sobrefacturación en la compra, que incluyó un lote de mascarillas, marcadores de temperatura y 5.000 botellas de una marca de agua tónica adquirida en marzo pasado.

El fiscal Rodrigo Estigarribia intervino varias oficinas de la sede administrativa de Petróleos Paraguayos (Petropar) en Asunción, en busca de documentos que avalen esa compra de excepción a la que pueden recurrir los órganos públicos durante la emergencia sanitaria.

La investigación busca determinar “si hay sospechas de la comisión de un hecho punible, básicamente lesión de confianza que sería daño patrimonial al Estado”, afirmó a los medios Estigarribia tras el procedimiento.

El monto total de la compra ascienda a 359.700.000 guaraníes (55.550 dólares), según la denuncia presentada la pasada semana al Ministerio Público por varios diputados de oposición, que además llamaron la atención por la adquisición de la bebida y por la presencia de una sola empresa en la licitación.

La presidenta de Petropar, Patricia Samudio, había salido al paso de las acusaciones al apoyarse en un dictamen del departamento médico de la estatal en el que se señala que el agua tónica brinda “una cierta inmunidad” contra el nuevo coronavirus, que hasta ahora ha dejado 9 muertos y 213 contagios en el país. Argumentó que de esa forma se recurrió a ese tipo de refrescos en vez de agua embotellada u otra bebida carbonatada.

El presidente paraguayo Mario Abdo Benítez anunció que la presidenta de la petrolera cuenta con su confianza “hasta que le muestren lo contrario”. “En el caso de que tengamos algún tipo de dudas de la conducta de cualquier funcionario público, yo lo voy a destituir y en el caso de que no haya argumentos, yo lo voy a sostener, porque creo que eso es justo”, manifestó.

Otra compra bajo sospecha

Del mismo grupo de legisladores asignado por el Congreso para supervisar las compras estatales vinculadas a la pandemia partió otra denuncia que motivó el pasado jueves la renuncia del titular de la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac), Edgar Melgarejo.

El funcionario se alejó del cargo después de la apertura de una investigación por supuestas irregularidades en la compra de 4.000 mascarillas para la protección del personal del organismo ante el covid-19.

Tanto la Secretaría Nacional Anticorrupción (Senac) como el Ministerio Público abrieron una investigación por una posible sobrefacturación de esa compra. Tras unos allanamientos en la sede de la Dinac los fiscales advirtieron de la posible existencia de empresas de maletín entre los proveedores del Estado.