Escándalo en el Lava Jato: mensajes entre Moro y fiscales probarían la maniobra contra Lula

Una filtración publicada por el medio The Intercept dejó al descubierto las maniobras al interior de la justicia brasileña para direccionar el avance de la operación Lava Jato en Brasil, la megacausa que llevó a prisión al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva. Los mensajes filtrados incluyen negociaciones entre el ahora ministro de Justicia, Sergio Moro, y los fiscales de la causa. Para los abogados de Lula, la información divulgada prueba el «objetivo político» de la causa.

The Intercept, dirigido por el periodista estadounidense Glenn Greenwald, a quien el exanalista de la CIA Edward Snowden reveló los programas de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), tuvo acceso a las conversaciones mantenidas durante años entre fiscales y jueces de Brasil.

El medio publicó fragmentos de diálogos entre el fiscal Deltan Dallagnol y el exmagistrado Sergio Moro, actual ministro de Justicia del presidente Jair Bolsonaro y quien en 2017 condenó a Lula en primera instancia a nueve años y seis meses de prisión por haber recibido supuestamente un departamento en una playa de Sao Paulo por parte de la constructora OAS.

Según The Intercept, las conversaciones privadas muestran que Moro sugirió a Dallagnol cambiar el orden de las fases de la operación Lava Jato, dio consejos y pistas a los fiscales encargados del caso, lo que está prohibido por ley.

En otras conversaciones filtradas, se escucha fiscales del grupo que investigaba el Lava Jato en Curitiba, liderado por Dallagnol, discutir cómo frenar una entrevista que Lula había concedido al diario Folha de Sao Paulo desde la prisión porque podría beneficiar al Partido de los Trabajadores (PT) en las elecciones del pasado octubre.

The Intercept subrayó que una fuente no identificada los contactó y les entregó el material, aunque no precisó cómo fue conseguido.

Tras el inicio de la operación Lava Jato, hace cinco años, el MPF acusó a Lula de ser el «comandante máximo» de una trama de corrupción y de recibir una departamento en el balneario paulista de Guarujá a cambio de favores a OAS, un proceso por el que fue condenado por Moro y encarcelado luego de que la condena sea ratificada en segunda instancia.

La defensa del exmandatario subrayó que los documentos divulgados por The Intercept muestran que la actuación de los procuradores y del exjuez Sergio Moro tuvo un «objetivo político».

«Nadie puede tener dudas de que los procesos contra el expresidente Lula están corrompidos, lo más grave en términos de violación a las garantías fundamentales y de la negativa de los derechos», señala el comunicado de los abogados del expresidente.