Escándalo diplomático: EE. UU. echó a la misión cubana ante la ONU

Estados Unidos pidió este jueves a dos diplomáticos cubanos acreditados ante la ONU que abandonen el país de forma «inminente» tras acusarlos de «actividades perjudiciales para los intereses nacionales». El gobierno cubano advirtió luego que responderá «apropiadamente» a la expulsión, que aseguraron fue “injustificada”. Por su parte la ONU dijo que tomó nota de la situación.

«El Departamento de Estado notificó hoy al Ministerio Cubano de Relaciones Exteriores que Estados Unidos exige la salida inminente de dos miembros de la Misión Permanente de Cuba ante la ONU por abusar de los privilegios de su residencia», dijo en un comunicado ayer la diplomacia estadounidense.

Hasta ahora ninguno de los dos países ha revelado las identidades de los dos diplomáticos expulsados y EE.UU. tampoco ha precisado en qué consistieron las «actividades dañinas» que han motivado la expulsión.

El Departamento de Estado también pidió al resto de los diplomáticos de la misión cubana que permanecieran en la isla de Manhattan, en Nueva York, donde está la sede de la ONU. La misión permanente de Cuba ante la ONU está compuesta por 16 funcionarios.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, rechazó la decisión, la que calificó como «injustificada» y señaló que «la imputación de que realizaron actos incompatibles con status diplomático» es falsa.

«Cuba dará respuesta apropiada y oportuna a estas acciones del Gobierno de Estados Unidos y hacemos un llamado a la comunidad internacional, en particular a la comunidad diplomática acreditada ante la ONU y al propio pueblo de EE.UU. a repudiar estas acciones destinadas a dañar la relación con Cuba«, afirmó el canciller.

Rodríguez, que presentó este viernes el informe anual que elabora el Gobierno cubano sobre los daños causados por el embargo que EE.UU. mantiene sobre la isla, reiteró que esas decisiones son «acciones injustificadas e ilegítimas sobre la base de calumniar» a los diplomáticos de la isla y a su misión ante Naciones Unidas.

La ONU también reaccionó ante lo sucedido. «Estamos siguiendo de cerca este tema y nos dirigiremos de forma apropiada a los gobiernos concernidos», precisó Stephane Dujarric, el portavoz del secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

Estados Unidos y Cuba tuvieron un histórico acercamiento entre 2014 y 2016, cuando se restablecieron las relaciones diplomáticas -rotas tras el triunfo de la revolución en 1959- durante el gobierno del presidente estadounidense Barack Obama.

Pero con la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump en 2017, los lazos volvieron a congelarse.