“Es un nuevo paso de lucha y defensa de la paz”, Santrich asumió su banca

El recién liberado exjefe de las FARC Jesús Santrich juró a su banca en el Congreso colombiano, como parte de los acuerdos de paz con el disuelto grupo armado y ante el rechazo abierto del gobierno de Iván Duque. El presidente colombiano había dicho ayer en Buenos Aires que Santrich era un «mafioso» al reclamar su condena. «No debe prejuzgar sino dejar que las cortes actúen», le respondió el flamante legislador.

El exguerrillero, a quien Estados Unidos había pedido extraditar bajo sospecha de narcotráfico, destacó que su juramento representa un «nuevo paso de lucha y defensa de la paz para Colombia».

El trámite se cumplió en un acto privado en la oficina del segundo vicepresidente de la Cámara de Representantes, Atilano Giraldo, en donde Santrich estampó su firma en el papel que lo acredita para hacer parte de la Comisión Séptima de esa corporación. Gracias al acuerdo, la FARC cuenta con 10 escaños en el Congreso, cinco en el Senado y cinco en la Cámara.

El exnegociador de paz, que siempre ha defendido su inocencia frente a las sospechas de narcotráfico, tenía reservado un escaño como parte del acuerdo que condujo al desarme de la FARC, convertida ahora en un partido de izquierda. Sin embargo, no había podido tomar posesión porque en abril de 2018 lo capturaron bajo orden de Estados Unidos.

La semana pasada la Corte Suprema dispuso su excarcelación y asumió el expediente de Santrich, al reconocer el fuero parlamentario del exguerrillero.

Pese a quedar en libertad y haberse convertido en legislador hoy, el proceso de Santrich sigue abierto ya que la CSJ recibió de la Fiscalía los expedientes con las pesquisas por los delitos de narcotráfico y tráfico, fabricación o porte de estupefacientes agravado.

«Tengo que ir primero a la Corte Suprema de Justicia para responder y cumplir con los requerimientos de esa instancia judicial», comentó Santrich sobre la posibilidad de participar hoy en su primera sesión como congresista.