“Es un informe incoherente”, Morales cuestionó la posición de EE. UU. contra la hoja de coca

El presidente boliviano criticó la actitud de la Casa Blanca, que a través de un documento afirmó días atrás que la producción de hoja de coca en el país representaba “una amenaza” para Estados Unidos. Evo Morales lamentó que se califique en estos términos a Bolivia y les pidió que pongan la lupa en lo que pasa en Colombia antes de juzgar al país andino. La Cancillería señaló errores técnicos en el documento.

“Rechazo, condeno lo que dijo el Departamento de Estado que la coca de Bolivia es una amenaza para Estados Unidos, por qué no cuestiona a Colombia”, manifestó en la entrega de obras en el municipio de Vitichi, de Potosí. La Cancillería Boliviana había manifestado ayer su “enérgico rechazo” al informe del gobierno de Donald Trump por considerar que carecía de rigor científico.

El viernes pasado, el director de la Oficina de Política Nacional de Control de Drogas de la Casa Blanca (ONDCP), Jim Carroll, había asegurado que el cultivo de coca en Perú y Bolivia “supone una amenaza para nosotros como nación y refuerza que estemos enfrentando una crisis de adicción de drogas”.

Rápidamente, el Ministerio de Exteriores de Bolivia calificó los informes estadounidenses de “unilaterales” y consideró que “no cuentan con criterios científicos y se encuentran alejados de la realidad del país, careciendo de sustento y veracidad en sus datos”.

Bolivia aseguró que “cumplió con su responsabilidad internacional” de reducción de cultivos ilícitos de coca mediante métodos de consenso con las comunidades productoras. Señaló además que esos esfuerzos y logros fueron destacados por la misma UNDOC, que en en agosto pasado que la superficie de cultivos de hoja de coca en el país se incrementó un 6 % entre 2016 y 2017, de 23.100 a 24.500 hectáreas, por debajo de Colombia y Perú, principales productores de la región.